Bogotá. Con miras al próximo 7 de agosto, cuando se posesionará el nuevo presidente de Colombia, el actual Jefe de Estado, Álvaro Uribe Vélez, se reunió con su sucesor, Juan Manuel Santos.

Este encuentro que se dio entre los dos líderes políticos, sirvió como parte de un primer empalme entre lo que será el fin de la era ‘uribista' y el inicio de la ‘santista'.

De los detalles del encuentro trascendió que el entrante presidente se comprometió a mantener los tres ‘huevitos' del actual mandatario: confianza inversionista, cohesión social y seguridad democrática.

En el mismo sentido, el secretario de prensa del Palacio, César Mauricio Velásquez, relató al terminar la cita que se trataron principalmente temas económicos.

"Lo que se preveía como una reunión protocolaria de saludo del Presidente electo al Presidente Álvaro Uribe se ha convertido en una fructífera reunión de trabajo, primera de empalmen directo entre los dos", dijo.

"Se tocaron temas de carácter económico pues en gran parte de la reunión estuvo el ministro de Hacienda, Oscar Iván Zuluaga", continuó.

Sin embargo, el tópico relacionado con el trato entre las ramas Ejecutiva y Judicial estuvo en el diálogo de Uribe con Santos.

Desde hace varios días, en palacio fue integrada una comisión que se encargará de hacer el tránsito entre la administración Uribe y el nuevo equipo de gobierno.

Asimismo, a partir de este lunes, comenzarán a conocerse quiénes serán las nuevas caras en el Ejecutivo. Ya se habla de que algunos repetirán, aunque en otras posiciones. Pero la expectativa comienza a centrarse en los relevos en todos los frentes del Ejecutivo.