Montevideo. Uruguay podría aceptar una mayor frecuencia de controles en la planta UPM (ex Botnia), pero mantendría firme su posición y no cedería en el formato de esas inspecciones ambientales, publicó la prensa de ese país.

Esa será la posición que llevarán los integrantes uruguayos del Comité Científico Binacional del monitoreo del Río Uruguay en el que se negociará un plan de acción con la Argentina.

De acuerdo con las versiones publicadas en Uruguay, Montevideo podría conceder una mayor frecuencia de ingreso a la planta de UPM, pero se mantendrá firme en cuanto a respetar "los estándares establecidos internacionalmente" para los controles.

El viernes pasado estuvo en un principio prevista una reunión del comité binacional de científicos, pero se suspendió. El clima entre ambas delegaciones en ese momento no era el mejor para que de un encuentro surgiera una fórmula consensuada.

Se prevé que se realicen gestiones para concretar un nuevo encuentro, que sería mañana en Buenos Aires y se reunirán así, una vez más, los cuatro científicos -dos uruguayos y dos argentinos- que integran el comité.

El gobierno argentino pretende ingresar a la planta más de 12 veces al año. En tanto, Uruguay discrepa con el criterio para el control de la planta y sostiene que la posición argentina no está ajustada "al fallo de la Corte Internacional de Justicia ni al acuerdo previo de los presidentes".