Montevideo. El presidente de Uruguay, José Mujica, indicó que la próxima semana el gobierno analizará medidas para “mantener la competitividad” fuera de la región.

El mandatario indicó que el “gobierno no tiene recursos mágicos” para lograr eso, aunque “mucho menos puede hacerse el distraído o el desentendido”.

Destacó el buen momento económico por el que está pasando Brasil y cómo beneficia eso a Uruguay en materia comercial.

Sin embargo, el mandatario entendió que es “un peligro caer en la ‘brasildependencia’ de las colocaciones de Uruguay en el exterior y perder la diversificación”.

“Ninguno de los extremos nos conviene porque la verdadera independencia económica de un país como el nuestro está en el sabio manejo de una interdependencia lo suficientemente diversificada que sirva, por lo menos, para paliar los momentos dramáticos que se pueden presentar”, dijo el presidente en su audición de FM M24.

Mujica explicó que Uruguay mantiene una muy buena competitividad con Brasil, pero se aleja del resto del mundo.

“El hecho de que el Ministerio de Economía se apreste a participar directamente en la batalla de la moneda y sacar del pesado compromiso en el que estaba el Banco Central tratando de abaratar el costo de esa batalla, no es casual. Porque si vendemos bien nuestro trabajo hoy no tenemos que ponernos en la siesta complaciente de que este fenómeno se va a mantener indefinidamente”, dijo.

Mujica consideró que en materia de económica Uruguay “va bien, en algunos aspectos excelentemente bien”, pero indicó que se debe continuar trabajando para mantener los indicadores positivos.

“Si bien es verdad que la productividad promedio de algunos sectores importantes ha crecido y esto es innegable, rompe los ojos, ese aumento de la productividad no es infinito y corre el riesgo de acercarse a un aumento que no alcanza a cubrir el precio de la moneda”, explicó.

En referencia a la crisis que vive Europa, Mujica consideró que la realidad europea “llena de incertidumbre” porque si las economías del viejo continente caminan a un ajuste, tarde o temprano el mismo “repercutirá de alguna manera en el comercio mundial”.

“Algunos de nuestro mejores clientes venden mucho a Europa. Por eso tenemos que tener prudencia y tratar en el plano de las cosas que podemos hacer, tomar decisiones”, dijo.