Montevideo. En las últimas elecciones municipales de 2005 en Uruguay, el Partido Colorado (PC) obtuvo sólo una intendencia: Rivera. En esos comicios el PC perdió cuatro de los cinco departamentos que había obtenido anteriormente, dos a manos del Partido Nacional (PN) y otros dos a manos del Frente Amplio (FA).

Sin embargo, hay que destacar que en Montevideo la candidatura de Pedro Bordaberry a la comuna capitalina ayudó a levantar la votación tras los bajos porcentajes registrados por el PC en las nacionales de octubre de 2005.

Como lectura primaria, las municipales de 2005 advirtieron que el éxito estaba junto a las nuevas figuras del partido, hombres jóvenes que apostaban a la renovación como era el caso de Bordaberry.

La preponderancia de los viejos líderes políticos había puesto al PC en una situación de altibajos con una tendencia neta a perder gobiernos comunales en las elecciones departamentales.

Según indicó a Observa el politólogo Antonio Cardarello del Instituto de Ciencias Políticas, después de alcanzar el triunfo en 12 departamentos en 1984, el PC sufrió un duro revés en 1989 cuando sólo retuvo dos gobiernos departamentales; creció significativamente en 1994 con siete victorias, para caer a cinco en 2000 y tener un muy pobre desempeño en 2005 con una única comuna, que incluyó la histórica derrota en Artigas, igualando la catástrofe de 1958.

“En ese sentido la imposibilidad de (el intendente) Tabaré Viera para presentarse a un nuevo período al frente de la comuna de Rivera es un desafío considerable”, indicó.

Para estas elecciones municipales el PC deberá atravesar “una verdadera prueba de fuego” según Cardarello. “El Partido Colorado cuenta con la gran desventaja de que el (oficialista) FA ha obtenido el gobierno en departamentos antiguamente colorados: Salto, Canelones e incluso en aquellos donde últimamente había mantenido una fuerte competencia con el PN, Rocha, Florida o perdido pie con este: Paysandú, Maldonado”, explicó.

De cualquier manera el politólogo consideró que el PC parece lograr “cierta recuperación” en estos departamentos, “aunque no tanta como para permitirle recuperar el gobierno”.