Todas las especulaciones políticas se terminan la noche de este domingo en Uruguay. Las dudas de los candidatos; lo que plantearon las encuestas; las ansias de los votantes; y las proyecciones de los analistas, se agotarán en horas. Este domingo son las elecciones nacionales y se sabrá la verdad: quien ganó qué y por cuánto margen. 

Los uruguayos (2.620.791 mayores de 18 años) eligen Parlamento y habilitarán el pasaje a segunda vuelta de dos candidatos para pelear por la presidencia de la República.

El final es abierto. Es de las elecciones más reñidas que se recuerden desde las de 1994, el año que el país se dividió en tercios y las elecciones las ganó Julio María Sanguinetti. Lo parejo llevó entonces a los comandos de campaña a aceptar que los candidatos debatieran entre sí. Algunos de esos debates son hoy recordados como el protagonizado por Sanguinetti y Tabaré Vázquez que por primera vez intentaba llegar a la Presidencia, luego de haber sido intendente de Montevideo.

El moderador fue el rector de la Universidad, Jorge Brovetto. En esos años no había balotaje por lo que el obtenía más votos ganaba. Se presentaron 15 partidos y 20 candidatos.

Una novedad fue que Sanguinetti llevó como vice a Hugo Batalla, un carismático político que estaba en el Frente Amplio. 

Finalmente Sanguinetti le ganó al candidato de los blancos, Alberto Volonté, por unos 23 mil votos y Tabaré Vázquez entró tercero. a 35 mil votos del primero. Volonté se convirtió luego en una especie de primer ministro del gobierno colorado.

Esta vez, son siete los partidos que se presentan a los comicios con un binomio presidencial cada uno. Tabaré Vázquez (Frente Amplio); Luis Lacalle Pou (Partido Nacional); Pedro Bordaberry (Partido Colorado); Pablo Mieres (Partido Independiente); Gonzalo Abella (Unidad Popular); Cesar Vega (Partido Ecologista Radical Intransigente) y Rafael Fernández (Partido de los Trabajadores) son los candidatos.

Los tres primeros tienen intenciones presidenciales aunque corren con distinta chance. Los otros buscan estar en el Parlamento e incluso algunos tener representación por primera vez. 

En la campaña no hubo debates mano a mano ante la negativa de Vázquez. Tampoco Lacalle Pou aceptó enfrentarse ante las cámaras de televisión con Bordaberry.

Las encuestas aseguran que habrá balotaje por lo que las alianzas que surjan tras la elección pueden ser determinantes.