Una delegación presidida por el Comité Contra el Terrorismo de Naciones Unidas (ONU) visitó la semana pasada Montevideo por segunda vez desde que Uruguay se postuló a integrar el Consejo de Seguridad de ONU y evaluó favorablemente al país, informaron fuentes del gobierno a El Observador.

En setiembre de 2010, el canciller Luis Almagro oficializó la aspiración de Uruguay para ocupar un puesto como Miembro No Permanente en el Consejo de Seguridad de ONU para el período 2016-2017. Desde entonces, Uruguay ha recibido dos inspecciones de ONU. La primera fue en 2012 y la segunda, que permaneció en el país durante tres días, fue la semana pasada. “Las gestiones están avanzando con mucho éxito”, dijo una de las fuentes.
La delegación estuvo presidida por Jean-Paul Laborde, director ejecutivo del Comité Contra el Terrorismo, e integrada por representantes de la Oficina de ONU contra la Droga y el Delito, entre otras dependencias.

“En esta segunda visita del Comité Contra el Terrorismo se ratifica que Uruguay es un firme candidato”, dijo un informante. Los visitantes evaluaron la legislación del país, los organismos y los planes en desarrollo y futuros. La delegación mantuvo reuniones en los ministerios del Interior y Defensa, la Secretaría Antilavado de Activos, la Suprema Corte de Justicia, la Fiscalía de Corte, la Dirección Nacional de Aduanas, la Unidad de Información y Análisis Financiero (UIAF) del Banco Central, entre otros organismos públicos. El Ministerio de Relaciones Exteriores coordinó la visita.

La inspección de ONU coincidió con el viaje del presidente de la República, José Mujica, y de siete ministros a Estados Unidos. El estilo del mandatario y la ley de regulación del mercado de la marihuana le han dado notoriedad a Uruguay a nivel mundial. El país busca ahora un sillón en el máximo órgano de poder de ONU.

Uruguay es candidato “ideal”. En octubre del año pasado, el entonces subsecretario general de ONU, Heraldo Muñoz, dijo en el Palacio Legislativo que Uruguay es un candidato “ideal” para ser elegido miembro del Consejo de Seguridad. “Creo que Uruguay tiene excelentes antecedentes para ocupar un asiento en el Consejo de Seguridad. Su compromiso con el multilateralismo, con Naciones Unidas y con los mejores valores de la organización creo que lo hace un candidato ideal para ser elegido”, afirmó Muñoz, que dejó su cargo en ONU para asumir el 11 de marzo como canciller de Chile. Uruguay integró el Consejo de Seguridad entre 1965 y 1966.
Muñoz destacó que Uruguay es “el primer país en relación a su población y el décimo en términos absolutos” en aportar militares a las Fuerzas de Paz de la ONU.

Los cinco poderosos y otros 10. “Conforme a la Carta, el Consejo de Seguridad tiene la responsabilidad primordial de mantener la paz y la seguridad internacionales. El Consejo de Seguridad tiene 15 miembros y cada miembro tiene un voto. De acuerdo con la Carta, todos los Miembros de la ONU convienen en aceptar y cumplir las decisiones del Consejo de Seguridad. Éste es el único órgano de la ONU cuyas decisiones los Estados Miembros, conforme a la Carta, están obligados a cumplir”, explica el Consejo en su sitio web.

Sin embargo, el poder y la legitimidad del Consejo de Seguridad quedaron cuestionadas en 2003, cuando Estados Unidos, sin el consentimiento del Consejo de Seguridad, invadió Irak.
“Cuando se le presenta una controversia, la primera medida del Consejo es generalmente recomendar a las partes que lleguen a un acuerdo por medios pacíficos. Puede imponer embargos o sanciones económicas, o autorizar el uso de la fuerza para hacer cumplir los mandatos”, agrega el Comité en su página.

El Comité está integrado por cinco Miembros Permanentes (China, Francia, Rusia, el Reino Unido y Estados Unidos) y 10 Miembros No Permanentes, que terminan su mandato este año o el próximo: Argentina (2014), Australia (2014), Chad (2015), Chile (2015), Jordania (2015), Lituania (2015), Luxemburgo (2014), Nigeria (2015), República de Corea (2014) y Rwanda (2014).