Montevideo. El presidente de Uruguay, José Mujica, lamentó este jueves que la oposición respondiera con "cizaña" a su planteamiento de diálogo y participación en el gobierno a poco de asumir en marzo de 2010.

"Casi de entrada se pintaron la cara como para la guerra. Pesaba una especie de rencor, de no saber perder", afirmó en su participación radiofónica Mujica, quien encabeza el segundo gobierno de la coalición de izquierda Frente Amplio (FA).

A su juicio, esos dirigentes políticos no comprendieron que el país precisaba una etapa de apuesta a "la estabilidad, a ir al diálogo" y a "la lucha por el acuerdo".

"Hicimos lo que nunca se había hecho", aseguró, aludiendo a los acuerdos interpartidarios en cuatro temas y a dar participación a dirigentes de la oposición en los directorios de las empresas públicas.

Mujica dijo que "es lógica la lucha por el poder" pero discrepó con "la actitud de cortar todos los puentes y endurecer el lenguaje, pero no por el hoy. Así nadie gobernará si le toca ser minoría".

"La cizaña que se siembra hoy se cosechará mañana", concluyó.

Fustigó a la oposición por su manejo de temas complejos como la educación y el cierre de la aerolínea de bandera nacional Pluna, donde se ha insinuado hechos de corrupción.

"No puede ser que seamos tan livianos y que llevemos la confrontación a estos extremos como si fuéramos de naciones distintas o enemigos jurados. No es eso lo que precisa la nación", sostuvo.

Mujica, un ex líder guerrillero de 77 años, tiene una aprobación popular cercana al 40%, de acuerdo con distintos sondeos.