Montevideo. El debate parlamentario sobre la legalización del cultivo de marihuana dividirá las aguas al interior de los partidos políticos, tal como lo hizo en su momento la despenalización del aborto.

La próxima semana comenzará el debate entre los distintos sectores políticos y es probable que varios legisladores esgriman una objeción de conciencia para no votar lo que desde su partido se propone.

En una suerte de efecto contagio esta semana se fueron sumando voces desde todos los partidos a favor de habilitar por ley el cultivo para consumo personal, hasta que este viernes salieron al cruce algunos líderes políticos a marcar su posición contraria.

El primero fue el senador Jorge Larrañaga. Después de leer los diarios y ver cómo crecía el apoyo político para liberalizar el cultivo personal de marihuana, el líder de Alianza Nacional publicó en su Twitter: “No estoy de acuerdo con el proyecto de ley sobre legalizar el autocultivo de la marihuana. En países donde se habilitó están de vuelta”.

El único proyecto de ley presentado hasta ahora al Parlamento es el del diputado nacionalista Luis Lacalle Pou. Básicamente establece que solo será delito tener marihuana si es para vender. Si es para consumo personal no hay límites. Cualquiera podrá cultivar una o 100 plantas.

El diputado frenteamplista del MPP, Sebastián Sabini, presentará la semana próxima otro proyecto de ley que sí pone límites a la tenencia: 25 gramos y ocho plantas. Si una persona tiene más se entenderá que es para vender y será penado.

Pero al senador Pedro Bordaberry no le gusta eso de liberalizar el cultivo para consumo personal y considera “ingenuos” ambos proyectos. “No estoy de acuerdo. Se olvidan de lo principal, que es que la droga hace mal, sea cual sea, alcohol, tabaco, marihuana, cocaína o pasta base, todas hacen mal. Estos proyectos favorecen el consumo en vez de pensar cómo evitarlo. Así planteado es de una gran ingenuidad”, dijo a El Observador el secretario general del Partido Colorado.

Consultado acerca de si permitiría el uso médico de la marihuana, como analgésico, el líder de Vamos Uruguay destacó que los profesionales de la medicina también dicen que la marihuana “hace daño”.

Las distintas opiniones en el Partido Nacional y el Colorado son evidentes y dividen a todos los sectores. El diputado de Vamos Uruguay, Fernando Amado, apoya la liberalización del cultivo. Gerardo Amarilla, diputado del mismo sector que Lacalle Pou, rechaza la despenalización.

En el FA parece haber más consenso. El MPP (sector mayoritario) respaldó el proyecto de Sabini. Desde el Partido Socialista y la Vertiente Artiguista se han expresado a favor. Pero el FA en conjunto no ha discutido el tema. Recién el martes próximo recibirán el texto de Sabini. El Partido Independiente apoya el cultivo para consumo personal.