Montevideo. Los ministros uruguayos de Economía, Fernando Lorenzo, y de Transporte, Enrique Pintado, sortearon sin consecuencias políticas una extensa interpelación en el Senado que concluyó la madrugada de este martes a raíz del polémico cierre de la aerolínea de bandera nacional Pluna.

El extenso debate de 17 horas, que se inició la mañana del lunes 29 de octubre, finalizó con la aprobación de una moción de "respaldo" a la gestión de Lorenzo y Pintado por parte de los legisladores de la gobernante coalición Frente Amplio (FA), con 16 votos a favor y 15 en contra.

A lo largo de la interpelación, los funcionarios defendieron el abrupto cierre de Pluna en julio de este año ante su delicada situación financiera y por la posible ola de juicios en Brasil por una asociación con la malograda aerolínea Varig y la polémica subasta de algunos aviones.

Desde los opositores partidos Nacional (PN) y Colorado (PC) se escucharon voces muy críticas con la actuación oficial y plantearon dudas sobre la transparencia de parte del proceso.

A principios de octubre se subastó un lote de siete aeronaves Bombardier CRJ 900, con capacidad para 90 personas, que pertenecían a Pluna y que fueron adquiridos en US$137 millones por la firma española Cosmo, un acuerdo que fue luego renunciado.

Incluso, la oposición sugirió que Cosmo era un prestanombre de Buquebús, que realiza el transporte fluvial de pasajeros desde las ciudades de Montevideo y Colonia hacia Buenos Aires, que tiene interés en ampliar su incipiente operativa a través de su línea aérea BQB.

Desde los opositores partidos Nacional (PN) y Colorado (PC) se escucharon voces muy críticas con la actuación oficial y plantearon dudas sobre la transparencia de parte del proceso.

En otro punto, la declaración de apoyo al FA reclama al gobierno que "considere la posibilidad de que el Estado uruguayo, a través del procedimiento institucional que estime pertinente, acceda al boleto del compra de los aviones", inicialmente adquiridos por Cosmo.

De esa manera, según los senadores del FA, se pretende "superar las restricciones que en materia de plazos vigentes puedan dificultar el tránsito hacia la mejor evolución posible de este proceso".

Durante su alocución el lunes, Pintado aseguró que "con muchos costos personales y políticos tomamos la responsabilidad (del cierre) porque pasar la pelota para adelante fue la conducta de este país durante 30 o 40 años".

A su vez, Lorenzo señaló que en la encrucijada que se les presentó a mediados de año ninguna alternativa implicaba bajos costos y "entendimos de buena fe y honestamente que esta era la mejor alternativa".

"Si hay un calificativo que no le cabe a este proceso es la transparencia. Por el contrario, es la oscuridad, la opacidad, la sospecha", sostuvo, en tanto, el senador del PN, Carlos Moreira, el miembro interpelante.

Pluna finalizó su operativa el 5 de julio afectando a unos 70.000 pasajeros con billetes comprados para los próximos meses.

El gobierno tenía 25% de las acciones de la aerolínea y el 75% restante era del consorcio argentino Leadgate, que en junio acordó su retiro del negocio.

El presidente José Mujica reivindicó la semana pasada la decisión de acelerar la liquidación de la aerolínea.

"No podía hacer otra cosa que liquidar esta historia de Pluna, le gustara o no le gustara", se defendió el mandatario al enumerar los juicios por su asociación con Varig y la situación financiera que ostentó con la gestión de Leadgate.

Entre julio de 2011 y febrero de 2012, la compañía reportó pérdidas por US$11,8 millones. Pluna, fundada en 1936, contaba con 900 trabajadores y vuelos regulares a varios destinos de Argentina, Brasil, Chile y Paraguay.