Montevideo. El presidente electo de Uruguay, José Mujica, pidió este lunes a los ministros que lo acompañarán desde marzo al frente del gobierno que mantengan la prudencia fiscal, ante los abultados pagos de deuda que el país deberá enfrentar principalmente en 2010 y 2011.

Mujica, quien asumirá al frente del segundo período consecutivo de la izquierda en el poder, se reunió con ministros designados y el vicepresidente electo, el ex ministro de Economía Danilo Astori, para definir la futura gestión.

"Un punto central (del encuentro) fue el desarrollo económico y social de Uruguay, cuáles son las medidas que tenemos que tomar para que así ocurra (...) dentro de un marco de lo que podría decirse es la prudencia fiscal", dijo a periodistas Enrique Pintado, futuro ministro de Transporte.

"Tenemos que ser muy rigurosos en el cuidado de los números, en el cuidado de las cuentas fiscales. Los primeros dos años, dados los compromisos externos que vamos a tener, nos obligan a tomar precauciones", agregó.

Este año el país deberá pagar unos US$1.988 millones por servicio de deuda bruta del sector público, mientras que el año próximo la cuenta trepa a unos US$2.189 millones, según información del Banco Central.

En 2012, el pago de intereses de deuda y amortizaciones alcanzará los US$1.698 millones, y US$1.584 millones en 2013.

"Allí hay un capítulo que nos va a obligar a hacer rendir mucho más los recursos que tenemos hoy disponibles en el Estado para poder cumplir las metas", dijo Pintado.

En la reunión no participó quien ocupará el cargo de ministro de Economía, Fernando Lorenzo, debido a que estaba de viaje, dijo el futuro canciller, Luis Almagro.

Durante la campaña electoral algunos sectores mostraron cierta desconfianza y temor ante un posible aumento del gasto en una gestión encabezada por Mujica, un ex guerrillero con estrecha llegada a los sectores sociales más populares.

Sin embargo, Mujica despejó parte de las dudas con la elección de Astori como compañero de fórmula. Astori es un moderado que administró la economía del país durante la mayor parte del gobierno del socialista Tabaré Vázquez.

Astori, quien tuvo como colaborador a Lorenzo durante su gestión, supervisará directamente la economía del país, que evitó la recesión pese a la crisis internacional.