Montevideo. Los oficiales indagados por las presuntas maniobras ilícitas en la Armada de Uruguay admitieron ante la Justicia que inventaron las adquisiciones para tener “fondos frescos” a disposición de la fuerza y afirmaron que actuaron bajo las órdenes del ex comandante en jefe de la Armada, Juan Fernández Maggio, informa este miércoles El Observador.

El aludido negó esa versión, y dijo que al tomar conocimiento con las irregularidades que se investigan se “sorprendió”.

Las compras falsas de una grúa en $4 millones y de un banco de prueba para motores en casi $7,5 millones (US$358.500) fueron realizadas a fines de 2008 y autorizadas en enero de 2009.

El capitán de navío que llevaba adelante la contabilidad de la Armada denotó que anotaba “cada rubro” en lo que se gastaba el dinero y rendía cuentas al comandante en jefe, y agregó que él mismo destruyó los comprobantes.

La jueza Graciela Gatti y la fiscal Mónica Ferrero dispondrán careos para aclarar esas contradicciones.