En un momento en que el gobierno argentino ajusta su política proteccionista y pone el foco en controlar la salida de divisas a través del turismo, la amenaza de cortar otra vez el puente general San Martín, que une la ciudad de Fray Bentos con Puerto Unzué y constituye el principal punto de ingreso de argentinos a Uruguay en temporada, vuelve a estar sobre la mesa. El gobierno uruguayo está preocupado por la política proteccionista de Argentina por lo que el presidente José Mujica gestionará una reunión con la jefa de Estado del país vecino, Cristina Fernández de Kirchner.

La Asamblea de Ambientalistas de Gualeguaychú, que echó el cerrojo al puente San Martín entre 2007 y 2010 en rechazo a la instalación de la pastera UPM –ex Botnia– en la margen uruguaya del Río Uruguay, exigió este sábado “firmeza” al gobierno argentino por medio de una declaración, tras un comunicado de la Cancillería de ese país donde se aseguró que la planta de celulosa contamina el río. Además buscarán hacer el planteo oficial a nivel de gobierno, al solicitar una audiencia “urgente” con la Cancillería argentina.

“Frente a esa penosa realidad, ya no bastan las palabras. Es tiempo de actuar” aseguraron los asambleístas en el comunicado titulado “Ya es tiempo de actuar!!!”, en referencia al informe de la Delegación argentina en la Comisión Administradora del Río Uruguay (Caru) que advierte sobre la contaminación del río.

Los asambleístas también pedirán al gobierno de su país que denuncie ante organismos internacionales “las inacciones, trabas e irregularidades cometidas por el gobierno uruguayo y la empresa UPM en el monitoreo y control de esta pastera y del Río Uruguay”.

Frente proteccionista. La ofensiva de los ambientalistas ocurre en momentos en que el gobierno uruguayo delinea estrategias para afrontar la perdida de turistas argentinos que sufrirá en la próxima temporada por las restricciones argentinas sobre sus propios ciudadanos.

El gobierno argentino restringe el acceso al mercado de cambios incluyendo la compra de dólares para viajeros y aplica un recargo del 15 % sobre las compras con tarjetas de crédito y debito realizadas en el exterior.

En medio de ese panorama e incluso antes de la declaración de los asambleistas, el presidente Mujica manifestó su temor por la vuelta de los cortes en los pasos fronterizos. “Ahora aspiro a no tener una temporada de puentes cortados”, dijo este viernes el mandatario en declaraciones a VTV. “Argentina tiene una política proteccionista, muy tendiente a encerrarse”, agregó.

Mujica consideró que “seguramente” las restricciones argentinas afectarán el flujo de divisas durante el verano. “Por eso estamos buscando otras ventanas para que no nos afecte tanto. Estamos luchando, intentando hacer lo posible”, sostuvo. El mandatario prepara una reunión con su par argentina para dialogar sobre las medidas proteccionistas.

Además de la amenaza de los puentes y el proyectado menor ingreso de turistas, Uruguay enfrentará esta temporada la ausencia de la empresa áerea Pluna, que antes de quebrar ofrecía más de 40 vuelos semanales entre Buenos Aires y Montevideo.