Montevideo. Pese al mejor relacionamiento anunciado por los presidentes de Uruguay, José Mujica, y de Argentina, Cristina Fernández, la tensión entre sectores uruguayos y argentinos persiste y, en algunos rubros, se agrava.

Mientras los mandatarios y los cancilleres acuerdan la forma de seguir adelante con el monitoreo conjunto del río Uruguay y de la planta de UPM (ex Botnia), el puente que une Fray Bentos con Gualeguaychú sigue siendo cortado por los piqueteros argentinos, los alimentos uruguayos continúan encontrando trabas para llegar a los supermercados argentinos y el sector portuario sufre ante los anuncios del subsecretario de Puertos y Vías Navegables argentino, acerca de medidas que atentarán directamente contra la actividad de tránsito en la terminal de Montevideo.

El puente. Los asambleístas de Gualeguaychú se tomaron este domingo la atribución de volver a cortar el paso en el puente general San Martín por no estar de acuerdo con lo que pactaron los gobiernos de Uruguay y Argentina.

Después de la tregua de 60 días decidieron que las autoridades de su país no habían cumplido con lo prometido y volvieron a la lucha en la ruta 136. Por ahora anunciaron cortes intermitentes para los domingos de septiembre.

La medida no ha caído bien en ninguno de los dos países pero hasta el momento no se han escuchado voces firmes que lo prohíban.

Si bien los perjuicios no serían tan serios tratándose de cortes intermitentes, cabe recordar que así empezó este asunto hace cuatro años y que, con el paso del tiempo, los piqueteros decidieron la suerte de las personas y mercaderías que quisieron –y debieron- circular libremente.

Trabas. Otro obstáculo para los intereses uruguayos está latente en los escritorios de la subsecretaría de Puertos y Vías Navegables de Argentina, pues extraoficialmente se ha anunciado que en pocos días se aprobará una medida que perjudicaría la actividad del puerto de Montevideo.

Ricardo Luján, titular del organismo, transmitió a representantes de terminales marítimas del puerto de Buenos Aires que en pocos días se implementarán normas para evitar que las cargas argentinas recalen en puertos de países que no tienen convenio bilateral con Argentina.

Ese detalle incluye a Uruguay y ataca directamente a los tránsitos que capta actualmente Montevideo.

“La preocupación es grande porque el perjuicio sería enorme”, dijo a Observa el presidente de la Administración Nacional de Puertos (ANP), Alberto Díaz.

El jerarca indicó que si bien no se trata de un anuncio de Argentina, la información llega por parte de “gente que está en el negocio y si lo dice es porque ve un problema”.

Entonces, al no ser oficial “se trabaja igual y se escucha, pero no se puede actuar”.

Díaz agregó que si esa medida se toma, estará en “contra del concepto de integración y de la idea de ser puerta de entrada y salida del Mercosur que tiene Montevideo”. Además, no estaría en sintonía con el Código Aduanero del Mercosur (CAM) recientemente acordado entre los presidentes del bloque. “En el CAM está previsto que cualquier mercadería pueda ingresar por cualquier país y que el trámite entre países sea con arancel cero. Entonces, por un lado se permite y por otro se está suponiendo que no se va a permitir”, agregó Díaz.

Acerca de las acciones a tomar, el jerarca portuario dijo que el asunto se está manejando a través del Ministerio de Transporte y Obras Públicas y que éste mantiene contacto con la Cancillería.

El presidente del Centro de Navegación, Mario Baubeta, también expresó a Observa su descontento y aseguró que transmitió su preocupación a la Cancillería y a la ANP (ver nota vinculada).

Alimentos. Algunas empresas uruguayas productoras de alimentos también dicen han sido perjudicadas. Pese a no existir ninguna resolución oficial, el secretario de Comercio Interno, Mario Guillermo Moreno, impide sistemáticamente que los comerciantes argentinos importen productos que pueden verse como sustitutos de mercaderías de industria argentina.

Según Nelson Penino, director de la Cámara Industrial de Alimentos Envasados de Uruguay, los dueños de las cadenas de supermercados argentinos dijeron que las autoridades los llaman por teléfono para decirles que no les van a permitir el ingreso de los productos uruguayos.

Penino explicó a Observa que se han hecho gestiones y que se esperan nuevas reuniones con las autoridades uruguayas, pero que por más que se solucionen los problemas, el daño ya está hecho.

Consultado sobre este asunto, el ministro de Industria, Energía y Minería, Roberto Kreimerman manifestó a Observa que esta semana tendrá reuniones con las empresas locales para poder delinear la forma de hacer contacto con Argentina.

El problema de exportación de alimentos “se había resuelto parcialmente, pero vamos a clarificar más”, pues existe “un seguimiento permanente del tema” por parte de la cartera. Kreimerman añadió que también existirán contactos con gente de la Cámara Industrial de Alimentos Envasados y con autoridades argentinas.