Montevideo. Decenas de miles de uruguayos, entre ellos el presidente José Mujica, marcharon el jueves en silencio reclamando conocer el destino de las personas desaparecidas durante la dictadura militar que gobernó la nación entre 1973 y 1985.

La manifestación, que se realiza cada año desde 1996, es la primera que tiene lugar durante la administración de Mujica, un ex guerrillero de izquierda que asumió el poder en marzo y que busca un acercamiento entre la sociedad y los militares.

Para los familiares de las víctimas de la dictadura, la reconciliación llegará luego de que se sepa el destino de los casi 200 desaparecidos y la Justicia pueda investigar a los responsables de los crímenes de la época.

"Sin la verdad y la justicia, no hay reconciliación", fue la consigna de la marcha que recorrió la principal avenida de Montevideo con las emblemáticas fotos en blanco y negro de los rostros de los desaparecidos.

"La sociedad uruguaya tiene todo el ánimo de reconciliación, pero naturalmente (eso) pasa por saber la verdad y porque haya justicia", dijo el senador oficialista Rafael Michelini, hijo del político Zelmar Michelini, quien fue asesinado en Buenos Aires en 1976 por las fuerzas del orden.

Mujica acompañó a la multitudinaria marcha durante un tramo del recorrido.

La manifestación fue la primera luego de que fracasó un intento de anular en un plebiscito el año pasado una polémica ley que limita a la Justicia investigar violaciones a los derechos humanos en la dictadura.

La coalición de izquierda Frente Amplio estudia la posibilidad de acabar en el Congreso con la norma, cuestionada por organismos internacionales y declarada inconstitucional por la Suprema Corte de Justicia (SCJ) para un caso específico.

"El Frente Amplio empezó un proceso de discusión para declarar la posible inexistencia (de la ley). Es hora de que el Parlamento determine que no existe para ningún caso", comentó Michelini.

La ley obliga a la Justicia a consultar al Poder Ejecutivo antes de avanzar sobre las investigaciones.

El anterior presidente, el socialista Tabaré Vázquez, excluyó de la norma algunos casos que permitieron a la Justicia encarcelar a responsables de crímenes de la dictadura que comenzaron con secuestros en la vecina Argentina.

En febrero de este año, el ex presidente Juan María Bordaberry, que llegó al poder tras las elecciones de 1971 y disolvió el Congreso en 1973, fue condenado a 30 años de prisión por varios delitos cometidos durante el gobierno militar y por atentar contra la Constitución.

"Queremos llegar a la verdad. La lucha es permanente, nos iremos nosotros como se han ido otros veteranos y viene la gente joven y seguirá en la lucha esa, algún día se podrá saber" la verdad, dijo Sergio Goycochea, hermano de Gustavo, desaparecido en 1977.