Lima, Andina. El premio Nobel, Mario Vargas Llosa, afirmó que los candidatos presidenciales Luis Castañeda, Pedro Pablo Kuczynski y Alejandro Toledo, destrozaron sus opciones políticas en la primera vuelta electoral por “insensatez”.

En ese sentido, se mostró decepcionado que los tres candidatos que representaron al centro ingresaran a una “feroz” campaña de guerra sucia entre ellos y, al final, los extremos, Ollanta Humala y Keiko Fujimori, se encuentran prácticamente en la segunda vuelta.

"Luis Castañeda, Pedro Pablo Kuczynski y Alejandro Toledo seguirían con el modelo político, económico y social que existe y que tan bien le ha ido últimamente a este país", dijo.

Vargas Llosa señaló que de hecho existe una mayoría electoral que quiera eso, "pero el drama es que, dada la insensatez de los políticos, esos tres candidatos se han destrozado, han hecho una campaña feroz de guerra sucia entre ellos”.

Desmiente gestiones para renuncia. Vargas Llosa rechazó las versiones que aseguran que impulsó la renuncia de dos de los tres candidatos mencionados.

“Eso es una especulación falsa, no es verdad. Si hubiera querido que alguien renunciara, habría cogido ese teléfono y lo habría llamado directamente”, aseveró.

“Y yo he votado a (por) Toledo, pero Kuczynski sería un lujo de presidente. Ambos trabajaron juntos en el gobierno. Toledo me parece que puede conectar más con la mayoría mestiza y pobre, porque es de origen humildísimo, un niño que estaba en la calle, mientras que Kuczynski es gringo, millonario y ha dirigido un banco, y eso aquí tradicionalmente son puntos en contra”, opinó.

En relación al candidato Ollanta Humala, virtualmente en la segunda vuelta, el premio Nobel dijo que le disgusta esta postulación porque se trata de un nacionalista al que considera cercano a Hugo Chávez, "pese a proclamarse “discípulo de Lula”.

En tanto, sobre Keiko Fujimori, el novelista sostuvo que se trata del "otro extremo", que, en su opinión, implicaría la liberación de su padre el ex presidente Alberto Fujimori y de su ex asesor Vladimiro Montesinos.

“Y los extremos, Ollanta Humala y Keiko Fujimori, que son los que sí ponen en peligro el sistema, han pasado prácticamente intocados. Así las cosas, Perú tiene dos opciones: el suicidio o el milagro”, manifestó al matutino español La Vanguardia.