<p>El Premio Nobel de Literatura 2010, el peruano Mario Vargas Llosa, auguró este domingo un cambio radical en la política y la sociedad de Cuba tras la muerte de Fidel Castro, a quien calificó como "el dictador más longevo de la historia latinoamericana".</p><p>En una conferencia de prensa que ofreció en la Feria Internacional del Libro de Guadalajara (oeste de México), la más importante de habla hispana, el laureado escritor -que pasó de ser un joven de ideales socialistas a un veterano defensor de la democracia liberal- abogó por la caída del régimen cubano.</p><p>"Empezarán a resquebrajarse poco a poco las estructuras de dominación, de control. Esperamos que este proceso sea rápido y sobre todo indoloro y que no traiga más violencia que la que ha padecido ya el pueblo", recalcó el escritor de 80 años.</p><p>Vargas Llosa estimó que "es muy difícil que el régimen sobreviva a la desaparición del dictador (Fidel Castro), que era el que mantenía más o menos inmovilizada la estructura (de Cuba) y le impedía modernizarse".</p><p>La evolución del artista se forjó a través de las dictaduras militares de Latinoamérica, y aunque fue un entusiasta simpatizante de la revolución cubana en su juventud, pasó luego a la decepción y a la crítica feroz del totalitarismo.</p><p>Fidel Castro era "un héroe que parecía salido de una novela de aventuras, había luchado contra una dictadura en las montañas, derrotó a Fulgencio Batista. Todo eso fue mentira", subrayó.</p><p>"Ninguna dictadura latinoamericana ha durado los 57 años de la dictadura cubana, hay casi cuatro generaciones de cubanos que sólo conocen la dictadura y entonces su muerte es como bolita de nieve que empieza a correr, es como la muerte de Stalin, como la muerte de todos los grandes dictadores", comentó.</p><p>Vargas Llosa ha criticado en el pasado al también Nobel de Literatura Gabriel García Márquez por su fiel amistad con Fidel Castro, llegando incluso a calificarlo de "cortesano" por guardar silencio durante la "primavera negra" de 2003, cuando 75 opositores cubanos fueron condenados a severas penas de cárcel. </p><p>Los dos literatos latinoamericanos fueron grandes amigos hasta que en 1976 Vargas Llosa le propinó un puñetazo en público al colombiano García Márquez por razones que nunca explicaron.</p>