Lima. Categórico fue el premio Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, a la hora de descartar que a iniciativa suya se haya solicitado la renuncia del candidato presidencial Pedro Pablo Kuczynski.

El escritor indicó que efectivamente se gestionó una reunión con tres de los candidatos, pero descartó que este encuentro -que finalmente no se produjo-  haya sido requerido por él.

Explicó, en conversación con el diario El Comercio, que Roberto Dañino, George Gruenberg, Raúl Salazar, Frederick Cooper y Drago Kisic efectivamente propusieron la cita entre PPK, Alejandro Toledo y Luis Castañeda. En ella se iba a plantear la preocupante "división de las fuerzas democráticas" y el temor que ello "abriera las puertas del gobierno a una aventura autoritaria”.

Reiteró que las primeras personas citadas le solicitaron su autorización para usar su nombre en la gestión, que “carecía de sentido”.

“Les respondí que era una ingenuidad creer que el Sr. Kuczynski, que estaba seguro de sus posibilidades, aceptaría semejante cosa. Insistieron en que era indispensable hacerlo. Les repetí que carecía de sentido. Me pidieron, entonces, autorización para sondear la disponibilidad de los tres candidatos democráticos mejor colocados para reunirse y coordinar esfuerzos en defensa del sistema democrático”, señaló el premio Nobel.

“Les dije, como es lógico, que no tenía inconveniente en propiciar una reunión de ese tipo en caso de que los tres candidatos estuviesen de acuerdo. Al día siguiente, supe que el Sr. Kuczynski había declinado y que la gestión había quedado cancelada”, añadió.