Lima, Andina. El Premio Nobel de Literatura 2010, el peruano Mario Vargas Llosa, consideró que el fallo que emitirá el 27 de enero la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya sobre el diferendo marítimo entre Perú y Chile, "va a cerrar una etapa y abrirá otra de mayor colaboración".

Afirmó que la sentencia de La Haya es inapelable y será acatada por Perú y Chile, tras recordar que la CIJ es una instancia internacional con jurisdicción sobre los dos países.

En declaraciones difundidas este jueves por la revista limeña Caretas, Vargas Llosa sostuvo que tanto los gobiernos como la opinión pública de ambas naciones han mostrado mucha prudencia y serenidad, salvo los casos excepcionales que nunca faltan.

“Mi esperanza es que una vez que se dé el fallo esa actitud sea la misma y se mantenga", acotó.

Dijo que chilenos y peruanos deben entender que lo importante, sea cual sea el veredicto de La Haya, es que "tendremos unas fronteras fijadas y que vamos a poder disolver esas fronteras a través del comercio, del intercambio cultural y de las acciones compartidas en el campo político”.

"El fallo de La Haya debe dejar atrás las que fueron razones de tensión y encono", refirió.

Vargas Llosa expresó la necesidad de evitar todo lo que pueda hacer daño en un momento neurálgico como el que vive el país.

Tras rechazar la posibilidad de embanderar su vivienda el 27 de enero, el Nobel de Literatura pidió prudencia hasta el final.