El escritor peruano y Nobel de Literatura, Mario Vargas Llosa, elogió el "movimiento purificador" lanzado por la oposición en Brasil para eliminar la corrupción, aunque reconoció que el país no está hundido en el caos y no fue explícito respecto al juicio político a la presidenta Dilma Rousseff. 

"Lo que está ocurriendo es que hay un movimiento popular que quiere purificar a la democracia, liberarla de la corrupción, y creo que eso es muy saludable", afirmó el escritor peruano.

Durante una conferencia brindada en San Pablo, sostuvo que los opositores a Rousseff forman "un movimiento multitudinario que exige a los gobernantes electos que actúen de forma limpia".

El autor de "La Ciudad y los Perros" y "Pantaleón y las visitadoras" habló anoche, luego de la conmoción política causada por el titular interino de la Cámara de Diputados, Waldir Maranhao, quien anuló la votación de ese cuerpo que dio vía libre al impeachment y más tarde se retractó.

A pesar de la convulsión política "no veo a Brasil en el caos", aseguró el intelectual, disertante principal del evento "Fronteras del pensamiento", y formuló una defensa del liberalismo.

Esa corriente de pensamiento es la "más civilizada y la única que permite la coexistencia de personas, religiones y comportamientos diferentes", dijo.