Quito. En medio de un intenso enfrentamiento entre miembros del ejército encargados de la operación y los policías sublevados, fue rescatado tras permanecer diez horas retenido en un hospital, el presidente de Ecuador, Rafael Correa.

Después del operativo, el vehículo en el que fue trasportado el jefe de Estado registra cuatro impactos de fusil, tres en el capot y uno en el parabrisas, justo del lado en el que iba el mandatario.

Los choques, que incluyeron ataques a simpatizantes de Correa, dejaron dos policías muertos y 88 personas heridas, en su mayoría civiles, según la Cruz Roja. El gobierno asegura que solamente falleció un policía.