Santiago de Chile, EFE. El ministro de Defensa de España, Pedro Morenés, resaltó este viernes la competitividad de la industria de defensa española y las posibilidades de cooperación que el sector puede encontrar en América Latina, al finalizar una gira por Brasil, Perú y Chile.

"España ha desarrollado a lo largo de los últimos veinte años unas capacidades tecnológicas en la industria de defensa notabilísimas", afirmó Morenés en una entrevista con Efe en Santiago de Chile.

Según el ministro, los sucesivos gobiernos españoles han invertido "mucho dinero" en apoyar a los fabricantes de equipamiento militar para que estas empresas elaboren programas y tecnologías que son "exportables" a otras zonas del mundo.

En ese sentido resaltó el potencial de crecimiento que se abre para la industria de defensa en América Latina, una región con estabilidad política y crecimiento económico que ha ganado peso en el tablero geopolítico mundial.

De hecho, el principal objetivo de la gira de Morenés por los tres países latinoamericanos fue fortalecer la cooperación bilateral y promocionar la industria española de la defensa.

Empresas españolas han vendido equipos a las Fuerzas Armadas de varios países latinoamericanos en los últimos años, aunque Morenés apuesta por dar un paso más y trasladar a estos países el proceso productivo.

Empresas españolas han vendido equipos a las Fuerzas Armadas de varios países latinoamericanos en los últimos años, aunque Morenés apuesta por dar un paso más y trasladar a estos países el proceso productivo.

"Soy un convencido de que hoy en día la presencia de nuestra industria de defensa tiene que ser no solo de producto, si no de proceso productivo", señaló el ministro.

"Debemos generar la cadena de valor donde es más eficiente, y no siempre es más eficiente en un mismo lugar. La deslocalización como principio de gestión industrial es un elemento que se impone en el mundo y tiene un sentido no solamente de gestión económica de la propia empresa, sino también de apertura de mercados", agregó.

La primera etapa de la gira de Morenés fue Brasil, un país que se ha convertido en una potencia tecnológica y que cuenta con una avanzada industria de defensa, con el fabricante de aviones Embraer a la cabeza.

Morenés se reunió con su colega brasileño, Celso Amorim, con el que trató la posible adquisición por parte de Brasil de aviones de transporte militar C-295, de la empresa EADS CASA, y la modernización de aeronaves brasileñas P-3 Orion.

"Ahí España tiene mucho que decir y creo que hay una gran sintonía con el Gobierno brasileño", comentó el ministro español.

Morenés ratificó además el interés de España en participar en una licitación que abrirá Brasil para la compra de once navíos de guerra, en la que ofrecerá las fragatas F100 que construyen los astilleros Navantia.

Una exigencia que impondrá Brasil en la fase final del concurso es la obligada transferencia de tecnología por parte del país que se adjudique la licitación, requisito que para Morenés resulta comprensible.

"El Gobierno brasileño tiene una ambición enorme desde el punto de vista del desarrollo de sus programas de defensa y es natural, como hicimos nosotros en nuestro día, que quiera compartir determinadas tecnologías y aspire a trasferencias de tecnología", apuntó.

Al referirse a las reticencias de otros países a ceder programas y conocimientos tecnológicos, el ministro destacó la necesidad de adoptar una política más "aperturista", dado el carácter mercantil que ha adquirido la industria militar.

En Perú, Morenés se reunió con el presidente, Ollanta Humala, y el ministro de Defensa, Pedro Cateriano.

Ambos acordaron que una comisión peruana viajará a España para analizar la posible adquisición de tanques Leopard 2A4 y blindados BMR y TOA.

Se trata de equipos excedentes de las Fuerzas Armadas que actualmente no interesan al Ejecutivo español debido al proceso de reestructuración que se está llevando a cabo, explicó Morenés.

En Chile, la última etapa de la gira, el ministro español se reunió con el titular de Defensa, Rodrigo Hinzpeter, con el que acordó impulsar proyectos para profundizar la formación conjunta de los militares de ambos países.