Asunción. El plazo dado al gobierno por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), que amenazó con matar a un policía que tiene secuestrado si no libera a seis de sus miembros encarcelados, se cumple este sábado, después de que las autoridades reiteraran su intención de rescatarlo con vida.

Edelio Morínigo, suboficial de policía de 24 años, fue secuestrado el 5 de julio cuando participaba en una jornada de caza en los alrededores de la localidad de Arroyito, en el norteño departamento de Concepción, considerado el área de influencia del EPP.

El pasado 22 de octubre el gobierno divulgó un video de la guerrilla, hallado ese día, en el que un portavoz del grupo armado le daba de plazo hasta el 1 de noviembre para poner en libertad a media docena de sus presos a cambio de entregar con vida a Morínigo.

La exigencia fue rechazada por el ministro del Interior de Paraguay, Francisco de Vargas.

El jueves, después de entrevistarse con los padres del policía, De Vargas manifestó su confianza en los trabajos que desarrolla en el norte la Fuerza de Tarea Conjunta, el cuerpo de militares y policías que combate al EPP, para dar con el paradero de Morínigo y rescatarlo.

Junto a Morínigo, en el video de la guerrilla aparecía también Arlan Fick, de 17 años, y secuestrado por el EPP el 2 de abril.

Días después del secuestro de Fick, su familia aseguró que habían cumplido las condiciones impuestas por la guerrilla para su liberación.

Esas fueron el pago de un rescate de US$500.000 y la distribución de alimentos por otros US$50.000 en varias comunidades pobres del departamento de Concepción.

Sin embargo, el joven no fue liberado y el video divulgado es la única prueba de vida ofrecida por la guerrilla.

El EPP es responsable de 38 asesinatos, entre civiles, militares y policías, según el gobierno.