Caracas. Sin dar descanso, a menos de un mes tras la reelección del presidente Hugo Chávez, los venezolanos se preparan para iniciar esta semana una nueva batalla electoral, esta vez por las gobernaciones y cargos legislativos estatales.

Las campañas arrancan el próximo 1 de noviembre, enturbiadas por críticas de la oposición contra el Consejo Nacional Electoral (CNE), al que señalan de favorecer a los candidatos oficialistas y poner en entredicho la transparencia del proceso comicial.

Las regionales se realizarán el próximo 16 de diciembre en las que se elegirán a 23 nuevos gobernadores y 233 diputados a los consejos legislativos estatales para un período de cuatro años.

El pasado 7 de octubre el presidente Hugo Chávez resultó electo para un nuevo período de seis años.

Chávez será juramentado el próximo 10 de enero por la Asamblea Nacional Legislativa para asumir el nuevo mandato gubernamental que finaliza en 2019, de acuerdo con lo establecido por la Constitución venezolana.

El mandatario fue proclamado "presidente electo" para el periodo 2013-2019, el pasado miércoles 10 de octubre por el CNE al ganar las elecciones presidenciales con 8.136.964 votos que representan el 55,25 por ciento de los sufragios.

Henrique Capriles, su principal adversario que fue postulado por la alianza de 28 organizaciones opositoras de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), obtuvo 6.499.575 (44,13 por ciento), de acuerdo a cifras actualizadas del CNE.

Para estas futuras elecciones regionales, el registro electoral disminuye de 18,9 millones a 17,4 millones de votantes debido a que no sufragarán los ciudadanos del Distrito Capital (Caracas) ni los venezolanos residentes en el exterior.

La capital venezolana, integrada sólo por el municipio Libertador, elegirá el 14 de abril del próximo año alcalde junto con 2.387 concejales de todo el país.

En total suman 335 alcaldías en disputa en diciembre próximo, entre ellas dos de carácter metropolitano, también para un período de cuatro años.

Para las gobernaciones competirán 135 candidatos y para los cargos de legisladores estatales 68 postulaciones en representación de las comunidades indígenas; más 5.534 nominales y otras 986 por listas.

Las cifras fueron actualizadas por la rectora del CNE, Sandra Oblitas, que rectifican sus anteriores declaraciones del pasado 17 de octubre, cuando indicó que el organismo había recibido 9.357 postulaciones, de los cuales 1.186 eran aspirantes a gobernadores.

En esa oportunidad la funcionaria presentó un balance sobre el total de postulaciones recibidas por el organismo durante el proceso de inscripción que finalizó el pasado 12 de octubre.

Por tratarse de una elección regional, habrá una boleta específica para cada una de las 133 circunscripciones electorales.

A partir del próximo 8 de noviembre el CNE desplegará un operativo denominado "Ferias Electorales" para orientar a los electores "con las boletas no válidas" a conocer y emitir el número de votos en su respectiva circunscripción.

El cronograma electoral prevé una auditoria a los cuadernos de votación prevista para el próximo 22 de noviembre a 24 días para los comicios locales.

Otra batalla. El próximo 16 de diciembre oficialistas y opositores se enfrentarán nuevamente por el dominio del poder en los 23 estados del país, la mayoría de ellos gobernados por los aliados del reelecto presidente venezolano.

En las pasadas elecciones regionales celebradas hace cuatro años, Chávez ganó la mayoría de las gobernaciones, alcaldías y cargos a los cuerpos deliberantes estadales.

Los aliados del mandatario postulados en el gubernamental PSUV ganaron 17 de las 22 gobernaciones y 265 de las 328 alcaldías en disputas hace cuatro años.

La oposición ganó en 48 alcaldías mientras que los partidos oficialistas "disidentes" triunfaron en otras 14 y solo un independiente logró vencer en un municipio, según datos CNE.

Venezuela tiene 23 estados y 335 alcaldías, pero en las elecciones en noviembre de 2008 no participaron la gobernación de Amazonas ni otras siete alcaldías.

En la actualidad los grupos opositores gobiernan en ocho estados producto de las deserciones en los bandos oficialistas que Chávez buscará recuperar en esta nueva confrontación por el poder de las regiones.

En vísperas del arranque oficial para la nueva batalla electoral, el CNE ha sido blanco de fuertes críticas por la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), principal alianza opositora que reúne a más de 40 organizaciones políticas.

La MUD agrupa a los principales partidos de izquierda y muy pocos de derecha, entre ellos Acción Democrática (AD) que ha gobernado en siete ocasiones al país, y Partido Social Cristiano (Copei), en otros dos períodos.

La alianza opositora sostiene que el CNE reubicó fuera del lapso legal establecido a 108 dirigentes oficialistas entre ellos seis candidatos del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), creado por Chávez en 2007 como puntal de su proyecto político.

Entre las "migraciones ilegales", término utilizado por la MUD en sus ataques al poder electoral, aparece el candidato Aristóbulo Istúriz, quien cambió su residencia en Caracas para postularse a la gobernación de Anzoátegui.

En similar situación aparece Erika Farías, ex ministra del Despacho de la Presidencia, de Caracas a Cojedes; Tareck El Aissami, ex ministro del Interior y Justicia, de Táchira a Aragua; y Yelitze Santaella, dirigente del PSUV del Delta Amacuro a Monagas.

Completan la lista de candidatos a gobernadores el ex ministro del Interior y Justicia, Ramón Rodríguez Chácin, de Barinas a Guárico; y el superintendente nacional Tributario, José Vielma Mora, quien fue mudado de residencia de Caracas a Táchira.

La lista de los candidatos oficialistas fue dada a conocer el pasado 10 de octubre por el comando "Carabobo", equipo de campaña de Chávez para las presidenciales.

En rueda de prensa, el secretario ejecutivo de la MUD, Ramón Guillermo Aveledo, dijo que el representante del grupo opositor, Vicente Bello, pidió al CNE "anular esas migraciones ilegales" por considerar que son "privilegios" a los candidatos del PSUV.

Bello observó que el registro electoral estaba cerrado a partir del pasado 15 de abril para inscribirse, o solicitar cambios de centro de votación para la elección presidencial del 7 de octubre y los comicios regionales del 16 de diciembre.

Los dirigentes de la MUD anunciaron que iniciarán una batalla legal ante la sala electoral del Tribunal Supremo de Justicia por considerar que el CNE no es transparente.

En respuesta, la representante del CNE, Socorro Hernández, admitió que el organismo comicial reubicó a los oficialistas fuera del lapso legal y consideró la medida como un "caso excepcional".

Las declaraciones de la consejera electoral fueron consideradas por el excandidato presidencial, Henrique Capriles, como “una burla”.

"No sabemos qué es peor, si los cambios ilegales de los candidatos del gobierno o la explicación para justificarlos de la rectora", agregó Capriles vía twitter.