Caracas. Venezuela dijo este jueves que el retiro de la visa a su embajador en Washington obedece a una política de agresión "imperial" del gobierno de Barack Obama pero espera que esa decisión sea revertida, en un nuevo capítulo de las tensiones entre los dos países.

Este miércoles, Estados Unidos revocó la visa al embajador de Venezuela en Washington, Bernardo Alvarez, en represalia por el rechazo del gobierno del presidente Hugo Chávez al nominado Larry Palmer para la representación de Washington en Caracas.

"La cancillería de Estados Unidos debe rectificar y colocarse en disposición positiva, en disposición en diálogo (...) y no entrar en el confrontamiento", dijo a Reuters el diputado oficialista Roy Daza, presidente de la comisión de Política Exterior de la Asamblea Nacional.

Daza sostuvo que el presidente Chávez "ya dio una respuesta y es que no aceptamos al señor Larry Palmer" y acotó que "la única posición posible de aceptar es que la cancillería de Estados Unidos rectifique su decisión".

Venezuela es el quinto mayor proveedor de crudo de Estados Unidos, después de Canadá, Arabia Saudita, México y Nigeria, pese a que Chávez critica lo que califica como un modelo consumista e imperialista.

El desencuentro se inició en agosto tras la nominación de Palmer para la representación diplomática, porque él había dicho a un senador estadounidense que la moral en el Ejército venezolano estaba baja y que el mandatario socialista mantenía "lazos claros" con la guerrilla izquierdista de Colombia.

"El señor Palmer insultó, injurió y mintió descaradamente en su alocución en el Senado sobre la situación de Venezuela y agredió a nuestro país. Por lo tanto el se autodescalificó como representante diplomático de los Estados Unidos en Venezuela", sostuvo Daza.

El imperio contraataca. La cancillería venezolana entregó una nota de protesta en rechazo "a las recientes de declaraciones de voceros del Departamento de Estado sobre Venezuela", las que "ratifican la línea histórica de intervencionismo y agresión contra el pueblo venezolano, sus instituciones y su democracia".

El documento expresa que "en informaciones de prensa, el Senado de los Estados Unidos 'se encuentra a un paso de confirmar' la nominación de Larry Palmer como Embajador".

Chávez ha adoptado el papel del ex presidente cubano Fidel Castro como principal crítico de Washington en América Latina.

Al inicio del gobierno de Obama hubo esperanzas de una mejoría en la relación bilateral cuando Chávez redujo sus diatribas contra el "imperio" y dio la mano a su homólogo en una cumbre en enero de 2009.

Pero luego de unos meses, Chávez dijo que Obama había resultado una decepción por que continuaba con las políticas exteriores inaceptables de su antecesor.

"Demuestra que el cambio de presidente en Estados Unidos no significó un cambio en la actividad imperial, eso es lo que ha demostrado", puntualizó Daza.

La renovada disputa entre Caracas y Washington no parece amenazar las ventas de crudo de la nación sudamericana a Estados Unidos, operación vital para las economías de los dos países.

"Advertimos que esta ha sido una relación muy mal llevada por parte de ambos gobiernos y esto genera preocupación en el sector de oposición porque es el principal socio comercial de Venezuela", comentó a Reuters Ramón José Medina, encargado de asuntos internacionales de la opositora mesa de Unidad Democrática.