Caracas/Bogotá. Venezuela capturó a un colombiano solicitado por Estados Unidos por narcotráfico, en lo que fue anunciado este viernes por autoridades como un logro de cooperación entre los vecinos andinos, pese a que Washington ubica a Caracas entre los que apoyan poco la lucha antidrogas.

El ministro del Interior de Venezuela, Tareck El Aissami, informó la detención del colombiano Jaime Alberto Marín Zamora, de 48 años, alias "Beto Marín", presunto miembro del cártel del Norte del Valle de Colombia, en un operativo el jueves en la caribeña Isla de Margarita.

La captura es para las autoridades una muestra del buen nivel de cooperación en la lucha antinarcóticos entre los gobiernos de Bogotá y Caracas, después de que en agosto acordaran restablecer plenamente sus relaciones diplomáticas y comerciales.

"Ya estamos preparándonos para deportarlo, como manda la ley y los compromisos internacionales", dijo el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, en un acto transmitido por la televisión estatal.

Por su parte, El Aissami explicó más tarde que sobre el detenido pesa una solicitud de detención con difusión roja en la Interpol por los delitos de tráfico ilícito de drogas, legitimización de capitales proveniente del narcotráfico, entre otros.

"Se trata de uno de los narcotraficantes más solicitados a nivel mundial y que ha sido capturado en nuestro territorio y ya está ahora mismo bajo las estrictas medidas de seguridad", dijo al estatal canal de televisión la noche del viernes.

El Gobierno del presidente Chávez recibió una llamada del ministro de Defensa de Colombia, Rodrigo Rivera, en la que Bogotá expresó a Caracas unas palabras de reconocimiento por su labor contra el narcotráfico, agregó El Aissami.

"Le hemos ratificado el compromiso inquebrantable de nuestro Gobierno (...) en este combate, aún cuando Estados Unidos, el imperio, yanqui pretende empeñar y descalificar un esfuerzo irrefutable con resultados contundentes, como esta detención", enfatizó.

El arresto se produjo el mismo día en que Estados Unidos volvió a incluir a Venezuela en una lista de países que menos colaboran en la lucha contra el tráfico de drogas, acusación que Chávez rechaza .

En lo que va del año, Venezuela ha detenido a 16 jefes del narcotráfico y ha incautado 46 toneladas de droga, de las cuales 27 toneladas fueron de marihuana y 19 toneladas de cocaína, según el reporte oficial de la Oficina Nacional Antidrogas (ONA).

Chávez, quien en el 2005 expulsó a la agencia antinarcóticos de Estados Unidos (DEA, por su sigla en inglés), suele decir que su país es víctima del narcotráfico porque se encuentra en medio de la ruta entre el mayor productor mundial de cocaína, Colombia, y su principal mercado, Estados Unidos.

Sin embargo, Washington denuncia que Venezuela no hace lo suficiente para reducir el tránsito de estupefacientes en su territorio, que se ha convertido en un puente para el transporte de drogas ilícitas a Centroamérica y Norteamérica, así como a países de Africa occidental, desde donde es luego trasladada a Europa.

RECONOCIMIENTO DE COLOMBIA

Marín es un presunto miembro del Cártel del Norte del Valle, grupo narcotraficante que reemplazó al Cártel de Cali después de la captura de sus principales líderes, incluidos los hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela.

El ministro colombiano Rivera destacó por su parte desde Bogotá que la captura ejemplifica la buena sintonía entre Colombia y Venezuela tras meses de crisis por la supuesta presencia de guerrilleros en territorio venezolano.

"Fue un trabajo que demuestra el compromiso de ambos Gobiernos y ambas fuerzas de policía para que haya una respuesta internacional, en este caso de Colombia y Venezuela, contra el narcotráfico", dijo Rivera.

El Cártel del Norte del Valle es acusado del envío de cientos de toneladas de cocaína desde Colombia a Estados Unidos, y varios de sus líderes han sido capturados y extraditados al país norteamericano.

Esa organización opera principalmente en el norte del Valle del Cauca, en el suroeste de Colombia y tuvo un importante crecimiento a mediados de la década de 1990, después de que los poderosos cárteles de Medellín y Cali se fragmentaran.

En julio, Venezuela capturó a otro narcotraficante perteneciente al cártel del Norte del Valle, el colombiano "Beto" Rentería .

Colombia y Venezuela comparten una frontera terrestre de 2.219 kilómetros a lo largo de la que tienen presencia grupos ilegales armados como guerrilleros izquierdistas, paramilitares de ultraderecha y narcotraficantes.