Caracas. El presidente venezolano, Hugo Chávez, tiene una serie de 20 leyes para decretar con los poderes especiales que la oficialista Asamblea Nacional se apresta a aprobarle, pese a protestas de la oposición.

Este mes, la Asamblea ha dado el visto bueno a varias leyes que amplían el control del mandatario sobre la organización social, las comunicaciones y la banca, pero la discusión de la Ley Habilitante quedó relegada el jueves para después de una ley financiera.

"Ya tengo la primera batería de 20 leyes", dijo Chávez en un acto en las inmediaciones del aeropuerto que sirve a Caracas.

"En el momento político que se vive actualmente, la utilización de herramientas legales y constitucionales para garantizar el avance de un proceso revolucionario es una cosa absolutamente válida y legítima". Nicmer Evans, analista político.

Razón de solicitud. El mandatario argumentó en su solicitud de poderes especiales que necesitaba apurar leyes para atender a los afectados por incesantes lluvias que afectaron al país en días recientes y que según sus cálculos han dejado pérdidas por unos US$10.000 millones.

Hasta ahora sólo ha adelantado que aumentará la cuota del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para construir viviendas con el dinero que recaude .

Pero antes de que se anunciara la petición de poderes especiales, la Asamblea finalmente aprobó un paquete de leyes que crean un Estado paralelo de transición al socialismo que ha ido tomando forma desde el 2006. La regulación estimula la llamada propiedad social y transfiere poder de gobernadores y alcaldes a las "comunas" controladas por el Ejecutivo.

Medios, banca e internet. Los diputados se declararon en sesión permanente para aprobar en primera votación los poderes especiales de Chávez y apurar la reforma de una norma para regular medios radioeléctricos e internet que podría sacar del aire a una emisora de televisión crítica del Gobierno.

En agenda están además otras iniciativas que bloquean el financiamiento internacional a Organizaciones No Gubernamentales y de defensa de derechos políticos.

Y este jueves se discutía una ley de bancos que permitiría al mismo Chávez ordenar la intervención de bancos, obligaría a las instituciones financieras a destinar parte de sus ganancias a organizaciones sociales y facilita la eventual expropiación de las instituciones al declarar el sector de utilidad pública.

"En el momento político que se vive actualmente, la utilización de herramientas legales y constitucionales para garantizar el avance de un proceso revolucionario es una cosa absolutamente válida y legítima", dijo a Reuters el analista político Nicmer Evans.

Para consolidarlo, se aprobó una ley que según críticos centraliza en un fondo controlado por el Ejecutivo la inversión en ciencia y tecnología, incluyendo el financiamiento internacional, aportes de empresas privadas y universidades.

El militar retirado dice que el avance de su revolución socialista beneficiará a los más pobres, mientras que sus críticos afirman que está consolidando un proyecto hegemónico, y se han dedicado a protestar frente a las puertas del Legislativo.

Pero cada vez más el país petrolero se acerca al modelo que proclama el mandatario. La sociedad mantiene profundas raíces capitalistas, pero el Estado toma mayores plazas económicas con la nacionalización de grandes empresas -petróleo, siderurgia, telecomunicación- o controlando sectores como la banca.

A toda marcha. El avance es inmediato. El oficialismo domina la Asamblea Nacional hasta que la sustituya en enero otra donde no tiene las dos terceras partes que necesita para aprobar las leyes de mayor alcance, aunque sí las ordinarias.

El legislativo trabaja a toda marcha desde la semana pasada para aprobar su parte del paquete socialista.

Ya discutió una norma que impiden a partidos y organizaciones que defienden derechos políticos recibir dinero del extranjero y multan a las que inviten al país a extranjeros que ofendan las instituciones.

"Es la construcción de un muro cuyos bloques son éstas leyes que son inconstitucionales", dijo a Reuters el diputado opositor del partido Podemos Juan José Molina.

La Asamblea está cumpliendo. Chávez dijo días atrás que empuñaba látigo y espada no sólo para la contrarrevolución, sino también contra la burocracia y la ineficiencia.

Pero la jugada ya estaba en marcha. Las leyes comunales tiene meses en la agenda legislativa y analistas preveían que la pérdida de las dos terceras partes del legislativo llevaría a una habilitante.

"Con tragedia y sin tragedia estas leyes iban, ya estaba anunciado. Y todo esto es muy enredado, hay que dedicar muchas horas y hacer esquemas para entenderlo", dijo la analista empresarial Claudia Curiel.

El mandatario adelantó que aumentará el Impuesto al Valor Agregado (IVA), en el marco de los poderes especiales de la ley habilitante, para redistribuirlo y según analistas podría buscar medidas populistas para recuperar respaldo de cara a la búsqueda de su reelección en el 2012.