Caracas. La Fiscalía de Venezuela confirmó el domingo que emitió una orden de captura contra un ex ministro del presidente Nicolás Maduro acusado de presuntos hechos de corrupción en la compra de tres transbordadores en España.

La fiscal Luisa Ortega Díaz presume que el ex funcionario podría estar fuera del país sudamericano, por lo que solicitaría su incorporación en el código rojo de Interpol.

El ex ministro de Transporte Acuático y Aéreo, Hebert García Plaza, confirmó recientemente al semanario Quinto Día que está siendo investigado por haber aprobado supuestamente la compra de tres ferrys en mal estado para una empresa gubernamental, una información que previamente circuló por medios locales.

"Con este caso de los ferrys nosotros solicitamos siete privativas de libertad contra siete ex funcionarios, entre ellos el ex ministro García Plaza. Cuatro han sido aprehendidos", dijo Ortega Díaz en un programa dominical del canal de televisión Televen.

El diario local Últimas Noticias dijo el jueves que había tenido acceso a un documento oficial de la investigación que detallaba que las embarcaciones, compradas en España en 2013 por unos 50 millones de euros, eran "chatarra", y que para su reparación el Estado tuvo que invertir cinco veces esa cantidad.

Maduro se ha comprometido desde que llegó al Gobierno a luchar contra la corrupción, aunque sus adversarios dudan y creen que el mandatario protege a sus allegados.

García Plaza, quien dijo estar domiciliado en Panamá, informó que el mandatario venezolano empezó a desconfiar de él cuando denunció el uso indebido de divisas del control de cambio para importaciones ficticias de alimentos y productos médicos.

El control de cambio rige en el país desde hace más de una década.

Actualmente están vigentes tres tipos de cambio de 6,30 bolívares por dólar para bienes esenciales como alimentos y salud, mientras que la tasa Sicad de un promedio de 12 bolívares, y del nuevo Sistema Marginal de Divisas (Simadi) que promedió el viernes casi 197 bolívares por dólar, son para el resto de las importaciones.

En el mercado paralelo, la moneda estadounidense se vende en unos 270 bolívares.