El canciller venezolano, Nicolás Maduro, condenó la decisión de Estados Unidos de sancionar a la estatal petrolera de Venezuela por vender gasolina a Irán, la cual no dudó en calificarla de "retrograda, ofensiva y antipopular".

Desde la cancillería Maduro, leyó un comunicado oficial con la posición sobre la que calificó "como una agresión sin precedentes", al referirse a la sanción tomada por el gobierno de Estados Unidos en contra de la estatal Pdvsa.

El comunicado leído por Nicolás Maduro fijó la posición oficial del gobierno de Venezuela con respecto a la sanción anunciada por el Gobierno de Estados Unidos en contra de la estatal Pdvsa y afirmó "que el imperialismo pretende imponer".

Si estas medidas, indica el comunicado, "afectan la operatividad de nuestras importaciones de 1,8 millones diarios a esa nación, Venezuela se reserva la respuesta más adecuada que se daría a conocer más adelante".

Maduro hizo un llamado a los trabajadores petroleros y al pueblo en general a "mantenerse e alertas y movilizados por la soberanía nacional".

El canciller venezolano recordó el golpe de estado que debió enfrentar el presidente Hugo Chávez en abril de 2002 y acusó a Estados Unidos de haber participado del movimiento.

Maduro recordó que dicho golpe buscó controlar Pdvsa mediante simpatizantes de Estados Unidos para que la firma continuara en órbita de ese país, lo cual, según declaró, supo enfrentar y superar para fundar una nueva Pdvsa entre 2003 y 2004.

* Con información de El Mundo de Venezuela y CNN.