Ginebra. El ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela defendió el lunes la situación de los derechos humanos en su país y describió como "infundados" los reportes de la Oficina de Derechos Humanos de Naciones Unidas que encontraron graves violaciones de sus fuerzas de seguridad contra manifestantes.

Más temprano, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos advirtió que el gobierno del presidente Nicolás Maduro podría presionar aun más las instituciones democráticas y que sus fuerzas de seguridad podrían haber cometido crímenes contra la humanidad.

"Venezuela está de vuelta en la senda del derecho y la democracia, veremos un surgimiento del diálogo gracias a la mediación de nuestros amigos", dijo el canciller Jorge Arreaza ante el Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

El jefe de Derechos Humanos de Naciones Unidas advirtió el lunes que el Gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro podría estar aplicando aún más presión a las instituciones democráticas y que sus fuerzas de seguridad podrían haber cometido crímenes contra la humanidad.

El mes pasado, la oficina de Zeid dijo que las fuerzas de seguridad de Venezuela habían cometido amplias y aparentemente deliberadas violaciones de los derechos humanos para aplastar las protestas antigubernamentales y que la democracia estaba "apenas viva".