Lima. El gobierno de Venezuela confirmó a través de una carta que el presidente Nicolás Maduro asistirá a la Cumbre de las Américas que se realizará en Lima el 13 y 14 de abril, pese a que el gobierno peruano le retiró la invitación para la cita.

En la misiva, dirigida a la canciller peruana Cayetana Aljovín, el gobierno venezolano sostiene que, desde el punto de vista jurídico, el retiro de la invitación a Nicolás Maduro es infundado.

Refiere, que al Perú, en su condición de país sede, le corresponde extender la cortesía de la invitación a los dignatarios, además de brindar facilidades logísticas, de seguridad y resguardo; y no determinar quienes pueden o no asistir al encuentro de mandatarios y jefes de Gobierno.

La carta, firmada por el canciller venezolano Jorge Arreaza, señala a la canciller Aljovín y al gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, de tener "un notable desconocimiento sobre las reglamentaciones correspondientes" a la Cumbre.

Añade que cualquier aplicación o decisión en el marco de la Cumbre de las Américas, debe estar aprobada -previo a debate- por los Jefes de estado y de Gobierno miembros de la Organización de Estados Américanos (OEA). En tal sentido, sentencia que Perú está actuando "al margen del derecho".

La semana pasada, el Gobierno del Perú anunció el retiro de la invitación de Nicolás Maduro a la Cumbre de las Américas que se llevará a cabo en Lima.

Previamente, junto con el Grupo de Lima se acordó que el presidente de Venezuela no será bienvenido a la referida cita.

Nicolás Maduro, en una conferencia de prensa, declaró que “así llueva, truene o relampaguee; por aire, tierra o mar” participará en la mencionada cumbre.