Caracas. Con gritos y consignas trabajadores simpatizantes del Gobierno venezolano se presentaron en la sede de Fedecámaras (asociación que agrupa a los empresarios de Venezuela), con el fin de hacer públicas sus peticiones respecto a que el sector industrial cese el desabastecimiento y la especulación en el país, denunciado por el oficialismo.

Los trabajadores que se encontraban en el lugar eran del sector eléctrico, agroalimentario y petrolero.

Ante este escenario, el primer vicepresidente del organismo empresarial, Lope Mendoza, quien actualmente es presidente encargado de Fedecámaras, expresó que Venezuela pide paz y que no existe ningún plan desestabilizador ni conspirativo como lo señalan voceros oficiales.

"Aquí no hay ninguna conspiración. Los empresarios estamos apegados a los valores democráticos. La Venezuela que queremos es una Venezuela en paz, con trabajo digno, con desarrollo, que se inserte en el contexto internacional siendo más competitiva. Para nosotros Venezuela es primero".

"La empresa privada genera ocho de cada 10 empleos formales en el país, mientras que la ola de confiscaciones ejercida por el Gobierno Nacional sólo trae ineficiencia, desempleo y desabastecimiento", sostuvo.

Precisó el representante gremial, que "la violencia no forma parte de la idiosincrasia del venezolano, acostumbrado a la paz y la convivencia, pero el Gobierno solo pretende sembrar el odio".

Agregó a esto, que "el sector privado quiere seguir en este país, queremos paz. Lamentablemente el Gobierno se empeña en acabar con el aparato productivo interno, poniendo en riesgo nuestra soberanía alimentaria y sustituyendo la producción venezolana por la foránea".

Expresó su preocupación frente a las constantes amenazas hacia el sector privado y los recientes ataques contra Empresas Polar.

"Una vez más se demuestra que el Ejecutivo Nacional va por la senda equivocada en cuanto a la visión económica. Los empresarios no son enemigos de los gobiernos ni de la gente, los verdaderos enemigos a vencer son la inseguridad, la pobreza, la inflación, el desempleo, entre otros. Hacia allá debe ir la inversión".