Caracas. El Consejo Nacional Electoral (CNE) de Venezuela exhortó este viernes a los representantes del gobierno de Estados Unidos, a "abstenerse" de opinar acerca de los procesos electorales que se desarrollan en la nación caribeña.

El CNE rechazó las declaraciones del portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, John Kirby, quien recientemente manifestó, a través de un comunicado, "estar preocupado" por las condiciones en las que el órgano rector adelanta el proceso de referendo revocatorio presidencial.

"El Poder Electoral no acepta el irrespeto que constituye el contenido de la nota de prensa firmada por Kirby (...) y exige a sus representantes, se abstengan de expresar opiniones sobre los procesos de participación democrática que se han dado las venezolanas y los venezolanos", refleja el comunicado del ente comicial.

En el texto, se califica lo afirmado por Kirby como un acto "ofensivo e injerencista", al tiempo que se señala al gobierno de Washington de desconocer el ordenamiento jurídico venezolano y el funcionamiento de las "instituciones autónomas y soberanas".

Más temprano, la canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, en representación del Ejecutivo, calificó como una "intromisión inaceptable" las declaraciones del portavoz norteamericano.

Asimismo, el gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) manifestó su "repudio" a este pronunciamiento instando al respeto de los Poderes Públicos venezolanos.

El CNE informó el pasado miércoles que la recolección del 20 por ciento de las firmas del electorado local (cerca de 4 millones de personas) que se requieren para activar definitivamente el referendo revocatorio, se efectuará los días 26, 27 y 28 de octubre próximos y que se prevé el desarrollo de la consulta en el año 2017.

Asimismo, determinó que el 20 por ciento de las firmas se corresponde a cada una de las 24 entidades del país, por lo que se garantizará el despliegue de 5 mil 392 máquinas en un total de 1.356 establecimientos para la recepción de rúbricas.

Todo lo cual para la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), principal impulsora de la iniciativa, representa un número muy bajo de centros.

La MUD rechaza que la consulta constitucional se desarrolle en el año 2017 puesto que de efectuarse luego del 10 de enero de ese año, cuando el presidente Maduro cumple 4 años en el gobierno, efectivamente el mandatario saldría del poder pero el mandato sería continuado por el vicepresidente de gobierno.