Madrid. Venezuela va a investigar las actividades de su funcionario Arturo Cubillas, acusado en España de colaboración con el grupo separatista vasco ETA, dijo en una charla telefónica el canciller venezolano a su homólogo español, citado este jueves por fuentes diplomáticas ibéricas.

El ministro de Asuntos Exteriores venezolano, Nicolás Maduro, conversó por teléfono este miércoles por la noche con Miguel Ángel Moratinos, y le anunció que se abriría una investigación sobre Cubillas, natural del País Vasco, que ostentó cargos públicos durante la presidencia de Hugo Chávez.

Según un auto judicial de la Audiencia Nacional española conocido esta semana, dos presuntos etarras contactaron en el verano de 2008 en Venezuela con Cubillas y otra persona identificada como José Lorenzo Ayestaran para recibir cursos de adiestramiento sobre métodos de encriptación, desmontaje, limpieza de armas o posiciones de tiro .

Esta información llevó a España a pedir a Venezuela una investigación al respecto.

Cubillas, reclamado por la Audiencia Nacional por un delito de asesinato que se remonta a 1985, fue deportado por las autoridades francesas a Argelia en 1987 y dos años más tarde fue expulsado a Venezuela, donde adquirió la nacionalidad al casarse con una venezolana de origen vasco.

La Audiencia le atribuye ser responsable del colectivo de ETA en esa zona de América y coordinador de las relaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) desde 1999.

El canciller venezolano también anunció a Moratinos que la investigación abarcará los cursos de manejo de explosivos y armas llevados a cabo en julio y agosto de 2008, según las fuentes.

No hubo nadie disponible en la embajada de Venezuela en España que pudiera confirmar inmediatamente la información.

El presidente del gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, descartó este miércoles que el gobierno de Venezuela u algún otro estén cooperando con ETA, pero aseguró que las declaraciones de los presuntos etarras necesitan ser investigadas, para lo que pidió la colaboración del país caribeño.

"Por supuesto que las declaraciones (...) de los presuntos miembros de ETA para el gobierno tienen los suficientes indicios como para que eso se tenga que investigar y que el gobierno de Venezuela nos dé una respuesta", dijo Zapatero durante una entrevista con Tele 5.

"Estamos convencidos de que no hay, por supuesto, un amparo por parte de ningún gobierno del mundo a lo que es una banda terrorista (...) el tema es que ningún terrorista pueda sentirse más o menos libre, más o menos seguro en ningún país, y eso exige por nuestra parte cooperación con todos los gobiernos, también por supuesto con el de Venezuela", agregó.

ETA y las FARC están en la lista de organizaciones terroristas de la Unión Europea, y ambas han mantenido "relaciones coordinadas" a lo largo de su historia para "algunos de sus ilícitos objetivos", según la Audiencia Nacional.