Caracas. Venezuela inició este lunes una investigación sobre acusaciones de España de que dos supuestos miembros del grupo separatista vasco ETA recibieron entrenamiento en la nación sudamericana.

Autoridades judiciales venezolanas nombraron a un fiscal para indagar los alegatos contra José Arturo Cubillas Fontán, quien fue acusado de entregar armas y proveer entrenamiento sobre explosivos a los sospechosos de ETA Juan Carlos Besance y Xavier Atristain, arrestados recientemente en España.

El caso ha reavivado acusaciones de larga data señalando que el gobierno socialista del mandatario Hugo Chávez ha estado apoyando a insurgentes.

Chávez niega con firmeza las acusaciones y la investigación podría ser la forma del gobierno de mostrar cooperación con Madrid, a fin de distender un tema que ha generado una enorme tensión diplomática entre los dos países.

Los medios españoles y venezolanos identificaron a Cubillas como un español que estableció su residencia en Venezuela y que ha estado trabajando para el gobierno de Chávez por más de una década.

Tomando en consideración la acusación de un juez español previamente este año, fiscales en España mencionaron este mes a Cubillas como el supuesto organizador del entrenamiento de dos sospechosos de la ETA durante el verano de 2008.

El propio Cubillas acudió a la fiscalía de Caracas este lunes para presionar por una indagación en un intento por limpiar su nombre.

"No tiene nada que temer", dijo su abogada Marion Alvarado, citada por la prensa local.

La fiscalía dijo más tarde que investigará sus presuntos lazos con la ETA y con las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).