Caracas. El precandidato opositor Leopoldo López se retiró de la carrera hacia la presidencia de Venezuela y respaldará a Henrique Capriles, favorito para enfrentar al mandatario Hugo Chávez en las elecciones de octubre, dijeron fuentes el martes.

La decisión de López, quien luchaba contra una inhabilitación a ocupar cargos públicos promovida por el gobierno, afianzaría a Capriles a 19 días de las inéditas votaciones primarias de donde saldrá el candidato que intentará poner fin a las aspiraciones de reelección de Chávez.

"(Leopoldo López) declinará a favor de Henrique Capriles", dijo a Reuters una fuente del equipo del también gobernador del estado Miranda y precisó que el anuncio se haría formalmente hacia el mediodía.

Una fuente del equipo de López también confirmó a Reuters la declinación. "Sí, es cierto. Leopoldo explicará todo hoy (martes). Básicamente el Gobierno le hizo la vida imposible", dijo.

La salida del ex alcalde de 40 años deja a cinco candidatos en carrera para las primarias del 12 de febrero, con Capriles aventajando el tropel con más de 10 puntos sobre el segundo, el gobernador del estado petrolero Zulia, Pablo Pérez.

Más delinaciones, un favorito. Analistas aseguraron que la decisión de López está atada a su estancamiento en el tercer lugar en las encuestas -lejos del primero- y la prohibición que pesa sobre su cabeza para ejercer cargos de elección popular.

El año pasado, la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) falló a favor de López ordenando al Estado venezolano restituirle sus derechos políticos. Sin embargo, el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) le prohibió ejercer cargos de elección popular, a pesar de poder optar por ellos.

López es un "líder con respaldo interesante, apetecible para cualquier acuerdo, pero que no era suficiente para ganar por el problema del TSJ. Le quedaba a López una alianza", dijo a Reuters el analista político Luis Vicente León.

Por su parte, un diplomático en Caracas calificó la jugada de López como "inteligente y pragmática".

"Quedar tercero o cuarto en las primarias sería terrible para él. De esta manera, se alía al probable ganador y tiene el camino abierto para otra posible postulación", sostuvo.

En el tiempo que resta para las primarias, algunos analistas esperan que el tablero pueda seguir reacomodándose con nuevas alianzas.

"Pueden tratarse de generar alianzas porque si Pérez no presenta acuerdos, alianzas, la percepción concreta es que se desinfló y al hacerlo puede empeorar su posición numérica", opinó León.

"Si hay acuerdos, van a ser a favor de Pérez", agregó.

Las raíces políticas compartidas de López y Capriles, pues ambos nacieron en el partido centrista Primero Justicia, suponen que los electores del primero migrarían sin miramientos hacia el segundo consolidándolo en el primer lugar de las preferencias.

Capriles "ya es un candidato suficientemente sólido para pensar, no sólo que es un favorito, sino que sus posibilidades de éxito son muy contundentes", auguró León.

El ganador de las primarias deberá enfrentar a un Chávez recuperado del cáncer que le fue detectado a mediados del año pasado y a una maquinaria partidista alimentada con una jugosa chequera petrolera.