El ambiente político y social sigue candente en Venezuela y las denuncias de todos los sectores tienen ahora como blanco a las cadenas de TV, locales como extranjeras. Tanto el Presidente Nicolás Maduro, como el líder opositor Henrique Capriles han acusado a CNN y Globovisión, respectivamente, de conspiraciones, ataques y censuras.

Maduro acusó este lunes a la televisora estadounidense CNN de promover a través de su canal de noticias en español un golpe de Estado en Venezuela, en el marco de una “guerra psicológica” de los medios de comunicación contra su Gobierno.

El canal de noticias “CNN en español es una televisora puesta al servicio de la desestabilización, que llama abiertamente a golpe de Estado en Venezuela, que tergiversa la vida política y social de nuestra patria”, dijo Maduro en un acto público transmitido por la televisión estatal.

“Guerra psicológica” de los medios. “La acusación de Maduro contra CNN se produjo mientras criticaba en general a medios de prensa de todo el mundo, de los que no precisó su nombre salvo esa televisora, a los que reprochó una supuesta “guerra psicológica brutal” en contra de Venezuela y de su Gobierno, que sería impulsada por la “derecha fascista”, según sus dichos.

“CNN en español se ha convertido en la punta de lanza para promover una intervención en contra de nuestra patria. Transmite 24 horas del día no para informar sobre el mundo (...) para malponer (dejar en mala posición) a Venezuela”, añadió el Presidente.

Denuncias desde la oposición. Asimismo, la oposición venezolana también tiene reclamos con algunos medios de comunicación. Los opositores rechazaron hoy el cierre de “espacios de comunicación con el pueblo”, en alusión al supuesto cambio en la línea editorial de Globovisión, una cadena de noticias históricamente crítica del Gobierno chavista cuya nueva directiva supuestamente “impone censura” a la información.

“Se acaba de formalizar mi salida de Globovisión (...) desprecio la censura que ya están imponiendo (...) los invito a rechazar la política que pretenden aplicar los nuevos dueños” del canal, dijo este lunes en su cuenta de Twitter Kiko Bautista, conductor de uno de los programas de opinión más críticos con el Gobierno y más populares del canal.

En declaraciones a los medios locales, Bautista aseguró que “la nueva directiva de Globovisión está a la orden del Gobierno”, y que “están actuando así después de la reunión (que sostuvieron) con Maduro” la semana pasada.

“Sólo queremos paz". Por su parte, el oficialismo aseguró que la cadena de noticias, que pasó a manos de 3 empresarios venezolanos este mes, era concebida por sus antiguos dueños y fundadores como un “partido político” de oposición, según declaró este lunes Diosdado Cabello.

Globovisión fue vendida este mes a 3 empresarios locales, entre ellos Juan Domingo Cordero, quien la semana pasada, tras reunirse con Maduro, dijo que la nueva directiva de la cadena se comprometió a ser “sensata” en el manejo de la información y a “contribuir a que los niveles de conflicto bajen” en este polarizado país.

“Nosotros no pedimos equilibrio ni objetividad, porque eso es bien difícil de lograr en las circunstancias actuales, sólo queremos paz, y para lograrla nos vamos a reunir con quien tengamos que hacerlo, como lo ha hecho Nicolás Maduro”, declaró este lunes el presidente del Parlamento, según la prensa local.

“Lamentamos las limitaciones”. El dirigente opositor y gobernador del estado occidental de Lara, Henry Falcón, afirmó, por su parte, en su cuenta de Twitter que “Globovisión siempre fue una tribuna para la democracia”, y expresó su solidaridad “con los periodistas y trabajadores” de la cadena, quienes “han demostrado siempre su enorme valentía y coraje”.

“Lamentamos las limitaciones que se imponen para complacer a un sector minoritario (...) es inconcebible que ahora quieran limitarle (a la oposición) los espacios de comunicación con el pueblo”, añadió Falcón.

También el líder opositor, gobernador del estado de Miranda (centro) y ex candidato presidencial Henrique Capriles se quejó la semana pasada de que la nueva supuesta línea de Globovisión incluía que sus intervenciones públicas no fueran transmitidas en directo.

“Si nosotros no tenemos una ventanita para hablar tenemos la ventana más importante que tiene cada uno de ustedes que es radio bemba (de boca en boca)”, dijo Capriles el jueves.