El secretario ejecutivo de la Unidad, Ramón Guillermo Aveledo calificó como una medida “discriminatoria y caprichosa” el cierre administrativo del Consulado General de Venezuela en Miami, que también abarca los estados de Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia, y que afecta esencialmente, a los doscientos mil venezolanos que habitan en esas zonas.

El secretario ejecutivo de la Unidad, Ramón Guillermo Aveledo calificó como una medida “discriminatoria y caprichosa” el cierre administrativo del Consulado General de Venezuela en Miami, que también abarca los estados de Carolina del Norte, Carolina del Sur y Georgia, y que afecta esencialmente, a los doscientos mil venezolanos que habitan en esas zonas.

“Con esta decisión se verá afectado el menor que no podrá tramitar autorización de viajar; y el ciudadano que no podrá obtener un nuevo pasaporte cuando el anterior expire o se extravié; se verá afectado el enfermo que no podrá legalizar las facturas médicas para solicitar el reembolso de las mismas ante las compañías de seguro, y a los deudos que no podrán tramitar el acta de defunción de sus seres queridos.

También se afectarán los hijos recién nacidos de padre y madre venezolanos por nacimiento quienes no podrán inscribir a sus hijos en el registro de venezolanos por nacimiento; y al pequeño comerciante que con muchas dificultades obtuvo un cupo de divisas para importar determinados productos y que no podrá gestionar el certificado de procedencia; así como se verán afectados los pensionados que no tendrán donde sacar el documento Fe de Vida indispensable para el cobro de sus pensiones”, puntualizó el representante de la Unidad.

Entre tanto, Aveledo aseguró que todos los trámites consulares están paralizados y deberán ser efectuados en otros consulados o en la oficina consular de la embajada de Venezuela en Washington. Todos estos ubicados en zonas distantes, lo que conlleva costos en transporte aéreo o terrestre, hoteles, alimentación para quienes demandan los servicios consulares.

Adicionalmente, manifestó que esas oficinas consulares se verán desbordadas, pues no cuentan con suficiente personal para atender la demanda adicional. 0

Al tiempo que, consideró que el cierre del Consulado General de Venezuela en Miami comporta una violación de varios derechos ciudadanos.

“Si estuviéramos en un país donde existiera un verdadero Estado de Derecho, se pudieran intentar acciones de amparo ante un tribunal para exigir se restituya el derecho a la protección consular a la que tienen todos los ciudadanos venezolanos en el exterior. Protección, por cierto, que abarca también la asistencia jurídica y que forman parte del debido proceso”, dijo.

Aveledo concluyó resaltando que dicha decisión también coarta el derecho a elegir de los venezolanos que ahí residen, al no permitir las inscripciones en el Registro Electoral en esa circunscripción Consular, situación que no afectará a las primarias.

Asimismo, resaltó la violación de otros derechos ciudadanos como otorgar poderes y obtener pasaportes, lo que calificó como una media de retaliación política.