Caracas. Un tribunal venezolano otorgó este miércoles el beneficio de prisión domiciliaria a una jueza involucrada en la liberación de un banquero acusado de corrupción y cuyo encarcelamiento ha sido duramente cuestionado por grupos de derechos humanos locales e internacionales.

El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, citó a la jueza María Lourdes Afiuni como un ejemplo de corrupción judicial por haber otorgado la libertad condicional al banquero Eligio Cedeño y sugirió para ella un castigo de 30 años de cárcel, la pena máxima de las leyes venezolanas.

Afiuni fue encarcelada pocos días después, lo que provocó la crítica de la oposición quien la considera una presa política, aunque el Gobierno alega que el mandatario socialista sólo hizo una sugerencia y que no intervino en la decisión del tribunal que ordenó su arresto.

"Está en una celda diminuta, donde no recibe sol, mal alimentada, no se puede ejercitar, en condiciones infrahumanas", dijo el abogado defensor de la jueza, José Amalio Graterol.

La acusada será sometida a una intervención quirúrgica y luego será trasladada a su casa, hasta recibir condena. Afiuni ha estado encarcelada por 14 meses.

Eligio Cedeño, el banquero involucrado en el juicio y cuya detención fue calificada por la ONU como "arbitraria", escapó de Venezuela y pidió asilo político a Estados Unidos poco después de ser liberado por Afiuni.

Adversarios de Chávez y grupos activistas internacionales han cuestionado la independencia de la justicia del país sudamericano, alegando que sirve a los intereses de Chávez, pero el mandatario al contrario aduce que en Venezuela no hay presos políticos, sino políticos presos.