Caracas. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, dijo este jueves que acordó con su colega de Panamá, Juan Carlos Varela, restablecer sus respectivos embajadores y la conectividad aérea tras un entredicho diplomático entre ambas naciones.

Maduro contó que el mandatario de República Dominicana, Danilo Medina, medió para que los dos países "pasaran la página" y retomaran sus relaciones, lesionadas por sanciones a altos funcionarios panameños y venezolanos, incluidos los propios presidentes.

El mandatario dijo que conversó telefónicamente el jueves por la tarde con el presidente Varela y que acordaron "el regreso de los embajadores de Panamá y Venezuela a sus respectivas embajadas", así como "retomar la conectividad aérea con todas las líneas aéreas a partir de mañana".

También acordaron crear una comisión presidida por los cancilleres de Venezuela y Panamá para que en 30 días le brinde a los dos presidentes "un informe para solucionar los problemas y asuntos pendientes entre los dos gobiernos y los dos países", dijo Maduro en un acto transmitido por la televisora nacional.

Funcionarios venezolanos de alto rango han sido sancionados con prohibiciones de viajes y congelamiento de activos por parte de Estados Unidos, la Unión Europea y Suiza entre otros, debido a acusaciones de violaciones a los derechos humanos.

La semana pasada, Maduro habló con Varela diciendo que quería "solucionar los problemas" con Panamá.

A fines de marzo, Panamá incluyó a Maduro y a otros funcionarios y exfuncionarios en una lista de personas consideradas de "alto riesgo" en materia de lavado de dinero y financiamiento del terrorismo.

Poco días después, y en respuesta a la medida panameña, Venezuela resolvió suspender por 90 días las relaciones económicas con el presidente de Panamá, sus ministros, y compañías como la aerolínea Copa Airlines.

Funcionarios venezolanos de alto rango han sido sancionados con prohibiciones de viajes y congelamiento de activos por parte de Estados Unidos, la Unión Europea y Suiza entre otros, debido a acusaciones de violaciones a los derechos humanos. Venezuela dice que las sanciones son una intromisión en sus asuntos internos.