San Salvador, EFE. Cientos de excombatientes de la Fuerza Armada de El Salvador bloquearon este martes el paso por las fronteras terrestres y la carretera que conecta a San Salvador con el aeropuerto internacional en demanda de beneficios económicos.

Los manifestantes, que combatieron en la guerra civil salvadoreña (1980-1992), se concentraron en vías de acceso a los cuatro pasos fronterizos con Guatemala (oeste) y a los dos con Honduras (este), dijeron a periodistas fuentes de la Policía Nacional Civil (PNC) y de la Dirección de Migración.

Además, los ex combatientes bloquearon la autopista entre San Salvador y el aeropuerto internacional El Salvador, unos 44 kilómetros al sur de la capital, y un tramo de la carretera Panamericana cerca de Cojutepeque (centro), entre otras vías.

Los cortes en los pasos fronterizos han afectado el tránsito terrestre con el resto de Centroamérica y México, en este caso por Guatemala, mientras que el bloqueo en la vía al aeropuerto hizo que muchos pasajeros perdieran sus vuelos o los tomaran con retraso.

En San Salvador no hay protestas, pero la PNC ha cortado los accesos hacia la Casa Presidencial y la Asamblea Legislativa como medida preventiva, dijo a la estatal Radio Nacional de El Salvador el subdirector de Seguridad Pública de la Policía, Howard Cotto.

Agregó que "hasta ahora no ha habido una confrontación" entre la Policía y los manifestantes, aunque medios locales aseguraron que hubo un desalojo violento en la carretera de acceso a El Amatillo, paso fronterizo con Honduras.

Portavoces de los veteranos de guerra dijeron a periodistas que su principal demanda es que el gobierno les pague una indemnización que suma unos US$10.000 para cada ex combatiente por los 12 años de la guerra civil, a lo que supuestamente se comprometió en 2012.

Aseguraron que el Gobierno del presidente Mauricio Funes sólo ha beneficiado a veteranos del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), formado por la antigua guerrilla izquierdista que combatió contra el Ejército salvadoreño.

El gobierno anunció en marzo de 2012 un convenio con los exguerrilleros del FMLN mayores de 70 años para pagarles una pensión simbólica de US$50 mensuales e instaló una mesa de diálogo permanente con los veteranos de guerra del Ejército.

Según dirigentes de los exmilitares, en las protestas participan unos "30.000" excombatientes, aunque la televisión local mostró que son grupos de decenas o de entre uno y dos centenares.

La guerra civil salvadoreña dejó 75.000 muertos, 8.000 desaparecidos, 12.000 heridos y miles de desplazados, además de millonarias pérdidas económicas, según datos oficiales.