Sao Paulo. El ministro de Trabajo de Brasil, Carlos Lupi, realizó varios viajes pagados por una organización no gubernamental que está siendo investigada por fraude, de acuerdo a una revista que reportó supuestos sobornos al interior del ministerio.

El artículo de la revista Veja publicado este sábado dijo que Lupi, dos asesores y el ex gobernador del estado de Maranhao Jackson Lago usaron  el 2009 un avión dispuesto por el jefe de una organización no gubernamental que ha sido contratista del ministerio durante tres años.

Uno de los asesores -desde entonces ambos dejaron sus cargos-, Ezequiel Nascimento, dijo que el viaje del grupo por varias ciudades del estado de Maranhao fue organizado por el contratista Adair Meira, reportó Veja.

Otro asesor, el legislador Weverton Rocha, dijo que el avión fue rentado por Lago, que falleció recientemente.

Los llamados al portavoz de Lupi para que realizara comentarios no fueron respondidos de inmediato. Los esfuerzos por contactar a Nascimento, Meira y a la organización, Renapsi, tampoco tuvieron éxito.

El reporte se da a conocer días después de que Lupi negara otro informe de Veja acusando a sus ex asesores en el ministerio de llevar adelante un esquema de sobornos.

La revista dijo que organizaciones no gubernamentales (ONG) fueron forzadas a pagar sobornos a funcionarios para retener sus contratos con el ministerio.

El Ministerio de Trabajo inició sus propias investigaciones sobre las acusaciones luego del primer reporte de Veja.

Lupi es el último ministro en quedar bajo la atención mediática por supuestas malas prácticas, lo que empeora el dolor de cabeza político de la presidenta Dilma Rousseff que ha distraido la atención del gobierno sobre leyes de reformas económicas.

El ministro dijo la semana pasada que contaba con la confianza de la presidenta.

Las relaciones entre las ONG - grupos sin fines de lucro que realizan actividades como capacitación - han estado en el centro de al menos dos escándalos de corrupción que costaron los puestos a cinco ministros este año.

Un sexto ministro renunció tras realizar comentarios deseñosos sobre sus colegas.

Varios de estos escándalos han seguido un patrón similar: negativas iniciales de ministros, nuevas acusaciones en la prensa y finalmente el retiro de apoyo por parte de Rousseff.