Luego de que el caso Iguala provocara que el titular del Ejecutivo federal, Enrique Peña Nieto, recortara su gira por la región Asia-Pacífico, así como su participación en espacios internacionales como el Foro Económico de Davos y su visita a Costa Rica, donde acudiría a la Cumbre de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), el mandatario realizará una visita de Estado al Reino Unido, donde se busca apuntalar a México como un país abierto a la inversión, como un buen destino de viajes y un socio importante.

El subsecretario de Relaciones Exteriores, Carlos de Icaza, expone que el Año Dual entre México y Reino Unido, la visita de Estado del presidente Peña Nieto, así como los acuerdos, conforman una estrategia destinada a apuntalar y mejorar la imagen de México y mostrarlo como una nación abierta al comercio internacional.

Después de la desaparición de los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa, en Guerrero, y la revelación de la compra de bienes inmuebles de funcionarios del gabinete con contratistas del gobierno, la imagen del gobierno mexicano -al interior y al exterior- no fue la misma que la de los primeros meses y las reformas estructurales.

“En todos los países hay problemas, no hay ninguna relación que esté exenta de dificultades. Sin duda los trágicos acontecimientos de Iguala han tenido una cobertura amplia en todo el mundo, pero el hecho es que no hay un sólo país del G-20 que haya realizado en un plazo tan corto reformas estructurales de tal profundidad y envergadura”, defendió el subsecretario.

En lo que va del año, Peña Nieto sólo ha realizado una gira internacional, el viaje que hiciera en los primeros días de enero a Washington, Estados Unidos, para un encuentro con su homólogo Barack Obama, y donde el tema Ayotzinapa fue inevitable. Londres será su segundo destino.

El gobierno mexicano ha argumentado que, ante los casos Ayotzinapa y Tlatlaya (donde murieron civiles a manos de militares), hay disposición para dar elementos de juicio en el extranjero y detallar la situación de seguridad en el país.

A inicios de este año, durante la Reunión Anual de Embajadores y Cónsules, el titular de la SRE, José Antonio Meade Kuribreña, reconoció que el 2014 “fue un año difícil, (...) un año de claroscuros” e instruyó al cuerpo diplomático mexicano a “no escatimar” esfuerzos para colocar los avances de la adopción e instrumentación de las reformas impulsadas por el titular del Ejecutivo federal.