Lima. La viceministra de Prestaciones Sociales del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social (Midis), Norma Vidal, pidió a los futuros candidatos presidenciales realizar un debate responsable y prioritario sobre los programas sociales, y opinó que los próximos gobiernos deben continuar lo avanzado y mejorarlo.

Señaló que si bien cada gobierno tiene derecho a plantear una política social con énfasis distinto al de su predecesor, lo importante en el caso del Perú es continuar con el trabajo ya iniciado por la presente administración, el cual ha permitido beneficiar a sectores excluidos, como el adulto mayor o las comunidades nativas.

“Siempre en época electoral hay discusiones sobre el énfasis durante un periodo u otro y seguramente en las futuras administraciones se harán cambios, mejoras y eso es lo que esperamos, que los programas vayan evolucionando y mejorando, lo importante acá es continuar el trabajo ya iniciado”, manifestó en declaraciones a la Agencia Andina.

Consideró, además, que un tema de esta importancia debe ser tratado con la prioridad y responsabilidad necesaria dado que está estrechamente vinculado a derechos fundamentales de un importante sector de la población peruana.

“Es un tema que no es en realidad político, es un tema vinculado a los derechos de las personas; a cómo hacemos una sociedad más homogénea para que todos tengan oportunidades”, agregó.

Respecto a la posibilidad de que el próximo gobierno cambie los nombres de programas sociales como Pensión 65, Qali Warma o Beca 18, tres de las iniciativas más importantes iniciadas por el actual gobierno.

Pensión 65 entrega un subsidio económico a mayores de 65 años en situación de pobreza extrema, mientras que QalyWarma brinda alimentos a estudiantes de escuelas ubicadas en la zonas más vulnerables del país.

Beca 18, por su parte, otorga a jóvenes de escasos recursos de todo el país apoyo financiero para realizar estudios en centros de estudios nacionales y extranjeros.

Vidal anotó que observa entre los principales candidatos un consenso en torno a la necesidad de continuar la política de inclusión social, con los énfasis y peculiaridades de cada gobierno.

“El tema va más allá de los nombres, el reto es cómo seguimos trabajando para que todos los peruanos se sientan incluidos en este desarrollo y me parece que todos estamos mirando hacia el mismo horizonte: lograr un país más homogéneo”, concluyó.