Guatemala. La vicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti, abandonó este miércoles el hospital privado donde fue recluida el martes, después de ser rociada con cal durante una actividad oficial, y recibió una suspensión médica para guardar reposo por cuatro semanas.

Con gafas oscuras y ropa deportiva, la vicemandataria fue retirada en vehículo del hospital, al sur de esta capital, en medios de fuertes medidas de seguridad y evitó dar declaraciones a los periodistas. El médico que la atendió indicó que Baldetti recibió una suspensión de toda actividad laboral por cuatro semanas para continuar su recuperación en su vivienda.

El martes pasado dos jóvenes mujeres burlaron la seguridad y lanzaron cal sobre el rostro y el cuerpo de Baldetti, cuando caminaba por el pasillo del Teatro Nacional al concluir el acto oficial donde el presidente guatemalteco, Otto Pérez Molina, presentó su informe anual ante el Congreso.

Un juez impuso prisión preventiva a las dos mujeres implicadas, mientras son investigadas por atentar contra una alta autoridad de gobierno; el código penal contempla penas de entre cinco y 15 años de cárcel por este tipo de delitos.

Por su parte, el Instituto Nacional de Ciencias Forenses determinó que el polvo blanco lanzado a la vicepresidenta era cal, un material que causó irritación ocular y espasmo respiratorio a la funcionaria.