Perfumes, joyas, chocolates y ron, esos bienes fueron comprados con dinero público del pueblo guatemalteco, que pusieron el grito en el cielo al conocer la noticia. La vicepresidenta de Guatemala, Roxana Baldetti, tuvo que reintegrar a las arcas del Estado los US$ 2,500  que le costaron sus gustos ante la lluvia de críticas que destapó la secretaría de Transparencia de Guatemala.“Los US$ 2,500 gastados en atención protocolaria ya fueron reembolsados”, escribió Baldetti en su cuenta de la red social Twitter en un intento por frenar la lluvia de críticas de los guatemaltecos, indignados tras saber que la número dos del gobierno pagó con fondos gubernamentales perfumes, alhajas, chocolates y una botella de ron Zacapa Centenario, considerado uno de los mejores del mundo.