Madrid. La nueva "mujer fuerte" del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, vicepresidenta, ministra de la Presidencia y portavoz del Ejecutivo, prometió el jueves "diálogo y moderación" después de jurar su cargo como número dos del presidente Mariano Rajoy.

Arropada por el propio Rajoy y otros ministros como el de Interior, Jorge Fernández Díaz; la de Fomento, Ana Pastor; o la de Empleo, Fátima Báñez, Sáenz de Santamaría afirmó que trabajará con esfuerzo, tesón y humildad.

"Estos tiempos exigen diálogo y moderación. Todos pueden tener sus razones y hay que escucharlas, del contraste entre todas pueden surgir las mejores soluciones", señaló Sáenz de Santamaría en la ceremonia de traspaso de poderes en la que recibió la cartera del ya ex ministro de la Presidencia Ramón Jáuregui.

Esta abogada del Estado de 40 años - la más joven del gobierno - y que recientemente dio a luz a su primer hijo, se ha convertido en la apuesta de Rajoy en un gabinete reducido que tendrá como prioridad luchar contra el elevado desempleo y reducir el déficit público al tiempo que trata de reanimar la estancada economía española.

Sáenz de Santamaría, nacida en Valladolid, es una de las pocas integrantes del nuevo gobierno de centroderecha que no tiene experiencia directa de gestión, aunque ha tenido tareas de responsabilidad en el PP desde 2004.

"Estos días los ciudadanos nos decían 'tenemos puesta la esperanza en vosotros, no nos defraudéis", contó en una abarrotada sala en el complejo del Palacio de La Moncloa.

"Tendremos un diálogo también con la ciudadanía, desde la sinceridad y el realismo (...) para hacerles partícipes, si me permiten, cómplices, de las soluciones", agregó la vicepresidenta.