La Paz. El vicepresidente de Bolivia, Álvaro García, afirmó que el desafío inmediato, en el marco del proceso de cambio, es construir el Estado desde los movimientos sociales, porque el establecimiento del comunismo es un camino de largo plazo.

En el contexto de la charla “La situación es caótica, pero no es seria”, del filósofo Slavoj Zizek, García explicó que algunos sectores plantean anular el Estado e ir al comunismo, mientras otros sostienen que estar en el Estado “es una traición” porque no puede haber Estado-movimientos sociales.

“Hay otros, donde nos encontramos el presidente Evo Morales y yo, que decimos: la clave del momento es la política en los movimientos sociales, que va más allá del Estado, pero que necesita también al Estado”, reflexionó.

Entonces, explicó, el desafío es cómo construir el Estado desde los movimientos sociales. Sostuvo que hoy se vive esa contradicción, “hasta donde pueda resistir, a la espera de un año, cinco 10, 20 o más, a una nueva oleada social que nos permita llegar más arriba en la democratización del poder”.

“Hay un horizonte comunista, yo estoy seguro que la victoria está asegurada”, afirmó García en el corolario de su intervención. Zizek sostiene que en Bolivia la tarea es construir una nueva hegemonía que una a la clase trabajadora con otros grupos oprimidos y que también, por otro lado, logre movilizar a las antiguas tradiciones indígenas.