Las Fuerzas Armadas de Chile realizan con más de 5.000 efectivos maniobras militares en la frontera con Bolivia y Perú. El vicepresidente Álvaro García aseguró hoy que esas acciones responden a la desesperación de un gobierno “internacionalmente aislado” respecto a la demanda marítima que, aseguró, “es la causa mundial más importante, más noble”.

“Chile recurre a sus maniobras militares y va a recurrir a ello, pero es la desesperación de un gobierno aislado, desesperación de un gobierno internacionalmente aislado, y lo aísla más. Usted cree que exhibiendo tanques vamos a convencer a la Corte de La Haya), no; a la Corte (se la convence) con argumentos jurídicos, con argumentos históricos”, sostuvo.

Las Fuerzas Armadas de Chile movilizaron al menos 5.500 efectivos para las maniobras militares en la frontera con Bolivia y Perú, además de tanques, fragatas, submarinos, aeronaves de combate y transporte. Los ejercicios empezaron el domingo y fueron calificados por la administración de Michelle Bachelet de “habitual”.

La administración del presidente Evo Morales cuestionó los ejercicios militares cuando ambos países mantienen un diferendo asentado en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya.

La administración del presidente Evo Morales cuestionó los ejercicios militares cuando ambos países mantienen un diferendo asentado en la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de La Haya. Los jueces internacionales fallaron el 24 de septiembre en contra del recurso chileno que buscaba impedir traten el caso boliviano.

García aseguró en el cierre de sus actividades oficiales por el aniversario de Potosí que Bolivia consiguió apoyo internacional y posicionó sus argumentos jurídicos e históricos de la causa marítima, sobre todo –destacó- durante el periplo de Morales por Alemania, Italia, Irlanda y Francia.

“Se ha convertido en la causa mundial más importante y más noble, la demanda marítima boliviana. Hay que seguir manteniendo ese apoyo, ese acompañamiento”, afirmó e identificó como los principios de la política marítima la justicia, el derecho y el diálogo.

El presidente de Francia, François Hollande, y la canciller de Alemania, Angela Merkel, coincidieron en abogar por el diálogo en el diferendo entre La Paz y Santiago.