La Paz. En respuesta a una declaración del presidente de Chile, Sebastián Piñera, el vicepresidente Álvaro García afirmó que las “amenazas” no detendrán la decisión de Bolivia de acudir a tribunales internacionales en el afán de recuperar su cualidad marítima.

“No importa lo que se nos diga o con lo que se nos amenace, estamos seguros de que esta demanda y esta justicia histórica más pronto que tarde va a tener una salida favorable para nuestro país”, aseguró el mandatario en ejercicio.

“Somos un país que está seguro y firme en torno a una demanda histórica”, insistió la autoridad. García Linera respondió así a las últimas declaraciones del presidente de Chile, Sebastián Piñera, quien este miércoles dijo que la Armada de su país está preparada para defender la soberanía territorial.

“Esta Unita 52 permite a la marina chilena demostrar su excelencia y preparación para enfrentar todos los desafíos; prepararse para defender, en caso de que sea necesario, nuestra soberanía, nuestra integridad territorial”, dijo el gobernante trasandino, que participó del ejercicio Unita 52 Fase Pacífico.

Antes, el 28 de mayo, en medio de un diferendo verbal tras el anuncio boliviano de acudir a tribunales internacional en demanda de retorno al mar, el ministro de Defensa de Chile, Andrés Allamand, señaló que las Fuerzas Armadas de su país se encuentran en su capacidad plena para resguardar la “soberanía y la integridad territorial”.

El 23 de marzo, Día del Mar, el presidente Evo Morales anunció la decisión de Bolivia de acudir a organismos y tribunales internacionales para recuperar una salida soberana al mar.

Desde entonces, el diálogo bilateral por la agenda de 13 puntos ha quedado suspendido sin fecha, aunque autoridades de ambos países se culpan mutuamente de la situación.

El 7 de junio, Bolivia planteó su demanda en la Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA) que se reunió en El Salvador.

El canciller David Choquehuanca exigió a Chile iniciar de inmediato una negociación bilateral “concreta, factible y útil” en aras de resolver el diferendo territorial.

El canciller chileno, Alfredo Moreno, respondió que “desgraciadamente no es posible ni aceptable” para Chile la demanda boliviana.

“Chile ha señalado muy claramente que no está en condiciones de otorgar a Bolivia un acceso soberano”, dijo.

Sin embajadores desde 1978, las relaciones entre ambos países han sufrido tensiones, que, luego del intercambio verbal tras el 23 de marzo, se reactivaron el 17 de junio, cuando 14 militares bolivianos fueron detenidos en territorio chileno y acusados por robo de vehículos.

Siete días después, Morales distinguió a los militares bolivianos y anunció una demanda internacional contra Chile por violación de derechos humanos. Chile, por su lado, había congratulado antes a sus efectivos policiales que participaron de la acción.

Otro caso de conflicto es la participación de Chile en las pesquisas de Estados Unidos contra el general René Sanabria, acusado de narcotráfico.