La Paz. El vicepresidente boliviano, Álvaro García, se expresó indiferente ante el referéndum revocatorio que plantearon en su contra “algunos” dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB), a quienes acusó de defender un “modelo conservador”.

La autoridad gubernamental denunció que la dirigencia sindical busca desprestigiar al gobierno y no así toda la COB.

“Si piden el revocatorio porque defendí a los niños del campo y la ciudad, no tengo ningún problema para que me hagan un revocatorio y si algunos dirigentes de la COB están en contra de eso, no tengo problemas de afrontar y defender mis principios”, aseguró García.

Este jueves, el dirigente de la COB Leonardo Villazante informó que tras evaluar el conflicto con el gobierno por el aumento salarial, 41 organizaciones pidieron la revocatoria del mandato de García Linera, además la renuncia de los ministros de Trabajo, Félix Rojas, y de Salud, Nila Heredia.

“El vicepresidente (Álvaro García) no tiene respeto por la organización de los trabajadores y parece que no le interesa la clase trabajadora”, protestó Villazante, luego del ampliado de la COB en Tarija.

Al respecto, García indicó que los dirigentes que piden su revocatoria abanderan puntos de vista “conservadores” por su oposición a la universalidad de la salud, oposición a la nacionalización de las minas y el rechazo a la defensa de recursos naturales.

“Si este grupo de dirigentes conservadores quiere pedir la revocatoria del vicepresidente porque defendí la bandera boliviana, defendí la wiphala de la agresión de algunos dirigentes, no tengo ningún problema”, sentenció el mandatario.

Reacción. Luego de conocer el pedido de revocatorio al vicepresidente, el ministro de la presidencia, Óscar Coca, calificó la intención como “irracional” y como un “afán de la derecha desestabilizadora”.

“Pedir una revocatoria del vicepresidente es una idea más alejada de la racionalidad. No la compartimos, creemos que la COB nuevamente se está equivocando y haciendo eco a una derecha que pretende afanes de desestabilización”, detalló Coca.

Por su parte, el senador Isaac Ávalos (MAS) afirmó que detrás del pedido de la dirigencia de la COB está la oposición. “De los neoliberales no sorprende, pero que la COB entre a este juego, me duele mucho”, subrayó.

Sobre el tema, el diputado Javier Zabaleta (MSM) calificó como “inviable” el pedido de revocatorio, con el argumento de que la Constitución dice que no se puede producir un pedido antes de que la autoridad cumpla la mitad de su periodo.